La política ha triunfado, estarán orgullosos de haberse metido en medio del deporte, ya pronto estaremos viendo como puros forofos los debates políticos en vez de un buen partido de #Fútbol. Los pitidos al himno denotan estupidez a mansalva de la gente que se deja manejar cual ganado por los políticos que usan las ideologías radicales para cambiar sus pequeños mundos. Mas sonriendo al lado de Felipe VI, ¿en qué mundo vivimos? Un mundo de radicales que no tienen respeto por nada, donde se censura la democracia y la libertad de expresión a ritmo de silbatos. Me da vergüenza ajena ver como a esos "animales" solo les falta tener la marca de fuego en sus pieles, una marca que sería la cara de Arturo Mas con los pulgares levantados y una sonrisa de oreja a oreja.

A ver si espabilan y se dan cuenta que los utilizan, no era lugar una final de fútbol para hacer lo que hicieron. La política y el deporte son como el agua y el vinagre, no dejemos que sean protagonistas esos "politiquillos" muertos de hambre.

Al menos algo bueno sale de la política, pues el #PP ha pedido cambios para evitar el insulto a un país entero, frases como "no deben repetirse esos actos" se oyen por todo el partido. Piden que se apliquen sanciones graves para ambos clubes y además dicen que se estudiará una nueva normativa comparada porque no es libertad de expresión el atacar a símbolos nacionales. Todo esto ha sido promovido por el vicesecretario general del PP, Carlos Floriano. También ha dicho Floriano que se tomarán medidas legales para evitar estos hechos.

Vídeos destacados del día

Lo que piensen y sientan los españoles es lo más importante, Floriano anuncia que se mantendrán ciertas reuniones regulares para centrarse en "las preocupaciones de los españoles". Lo radical no es bueno, los sucesos de la pasada final de la Copa de S. M. El Rey fueron lamentables, propios de un #Gobierno radical en Cataluña. Este martes se procederán a las reuniones con dirigentes populares para tratar el tema de los pactos de equilibrio, es decir, hablar con los líderes de Ciudadanos y PSOE para entablar relaciones pactista en referencia a nuevas propuestas para el futuro, pero también en relación a que hechos tan genocidas culturalmente como silbar un himno sean censurados y no apoyados. El PP no apoya la decisión de la Audiencia Nacional de considerar como libertad de expresión los pitos al himno, y espero que muchos también estén en contra.

El PP sabe que su legislatura está a punto de acabar y es casi imposible que se apruebe una reforma legislativa que castigue esos insultos desproporcionados hacia la sociedad española a tiempo, pero aun así pretende concienciar a los demás partidos para intentar un consenso de apoyo a la no violencia.

Es un paso importante hacia una estabilidad en el mundo deportivo, una barrera donde choquen los ignorantes para que no joroben el deporte. El fútbol en este país es sagrado, es una fiesta más, pues hay que defenderlo y ser honestos con ello, no más política en el deporte. Muchos me tacharán de fascista por todo esto que digo, pero me da exactamente igual. Esto es libertad de expresión, no me pongo a pisotear mi bandera ni a pitar mi himno, ni los de nadie.