Parece que hay personas que no les basta con ser protagonista día sí, día no, necesita tener tachados todas las jornadas de la semana, y si no se pueden rellenar con hechos que le atañen indirectamente, se puede tirar de todo, conocidos, familias, ex parejas, etc.

Es el caso de Belén Esteban y de su participación en el Sálvame de ayer, y en casi todos los que participa. No entiendo cómo pueden pagar dinero a una señora que lo único que hace es poner caras al más puro estilo Ylenia aparte de contar cosas insulsas sobre su vida o de cualquier persona que tenga un mínimo de relación con ella y , lo que es peor, encima se siente orgullosa de ello.

Lo primero que hizo es dar a entender que estaba un poco mosca y protagonizó unas palabras algo tensas con María Teresa Campos, que le recomendaba encarecidamente que no llorara por cosas de las cuáles se podrá reír el día de mañana, mientras Belén echaba balones fuera comentando que no le pasaba nada, cosa que no se cree ni ella, algo estará preparando.

Después de ese marear la perdiz, ante la presencia de todos su compañeros y la audiencia que les sigue, Belén confesó que había hablado con Labrador y comentó lo que le dijo sobre la polémica que tenía el tronista de MYHYV con su padre. No entiendo porque hay personas que le siguen comentando cosas personales a la Esteban, su secreto no está ni mucho menos a salvo con ella.

Lo siguiente que hizo la de San Blás fue hablar del tema que más le gusta, sacar a relucir a su hija Andrea que, por unas cosas o por otras, siempre la expone con cualquier excusa en los medios. Dedicó un tiempo para agradecer y felicitar a su hija por las notas que ha sacado este año. Creo que eso ya se lo diría en privado y le haría las correspondientes carantoñas, decirlo en público sólo nos hace ver que quiere dar notoriedad, o a ella o a su niña, porque decirlo en Sálvame no va a hacer que le suban las calificaciones.

Por lo que vemos Belén Esteban sigue viviendo del cuento y, la verdad, no sé cuánto es lo que cobra exactamente al día por sentarse en el programa de Mediaset, pero lo que está claro es que no aporta nada. Aquí hemos demostrado que lo único que hace es, dejar caer una información que no existe, hablar de otras personas aportando siempre su malintencionada opinión y comentar aspectos privados de su hija, ¿ y este es el ejemplo que tienen que ver nuestros hijos o hijas?, vergüenza ajena. #Televisión #Telecinco #Trabajo