Sufriendo como otras veces que ha jugado ante rivales italianos en una final (sin contar la humillación en Atenas ante el Milan), el Barça ganó su quinta Copa de Europa, ahora Champions. Un colofón a una gran temporada que curiosamente ha sido mejor en su segunda mitad, ya que la primera fue mediocre, con derrotas en el Bernabéu y en París que escocieron mucho. Y más la derrota en San Sebastián, pero aquello fue el comienzo de verdad del Barça arrollador.

Con el cese de Andoni Zubizarreta, gran portero pero mediocre mánager, y superando muchas asuntos graves, como la imputación de su Presidente y el anterior por delitos fiscales, que han llevado a convocar elecciones anticipadas que podría ganar claramente Joan Laporta, aparte la incompetencia de la Junta Directiva, el equipo ha sabido jugar y mantener una gran regularidad, pese a los tropiezos ante Málaga y Sevilla, en un duelo con el Real Madrid que el año pasado parecía invencible, pero que se ha derrumbado en el peor momento.

Después de asegurar la Liga, el Barça ganó la Copa ante un duro rival, el Athletic de Bilbao, que se diluyó pronto, gracias a los goles de Messi y Neymar antes del descanso. Una final que se recordará más por la pitada al Rey Felipe VI y al himno español, con lo cual se han querido excusar, por cierto, los aficionados españoles que, casi con la misma unanimidad con que condenaban los presuntamente antiespañoles guiñoles franceses, ayer deseaban la victoria de la Juve, con hashtags en Twitter tipo #ForzaJuve, o ciertos periodistas antibarcelonistas como Tomás Roncero, que ve robos a favor del Barça por todas partes.

Leo Messi ha hecho un final de temporada magistral, con varios goles importantes en partidos clave, como los dos ante el Bayern de Guardiola o el de la final de Copa. Se repuso rápido de su fracaso en el Mundial de Brasil y ha contado con dos colaboradores valiosísimos: Neymar, que ha tenido mejor temporada que la anterior, y Luis Suárez, que ha superado su lamentable pasado acoplándose pronto al equipo.

Vídeos destacados del día

También él ha marcado goles clave, como el de la victoria ante el Real Madrid y el de ayer ante la Juve. El Barça necesitaba otro Hristo Stoitchkov, y ese es el uruguayo.

Muchos decían que el Barça está en "cambio de ciclo". En parte sí, pero la mayoría de jugadores que dieron las otras Champions (París 2006, Roma 2009 y Londres 2011) aun funcionan muy bien, y el que cree que ya lo dio todo, Xavi Hernández, se despide a lo grande con cuatro Champions, algo que pocos tienen. Y los nuevos que han llegado se han acoplado perfectamente, como Suárez y Rakitic. Encontraremos a faltar los pases siempre precisos de Xavi, pero a sus 35 años, ya le toca despedirse, como hizo otro grande, Puyol, aunque éste lo hizo por que ya no le acompañaban las fuerzas.

Por otro lado, Emilio Pérez de Rozas recuerda hoy en un brillante artículo en El Periódico de Catalunya que en la final de Berlín no estuvieron ni el Rey Felipe VI ni Mariano Rajoy, cuya presencia era obligatoria en una final así, de la que antes nunca se escaqueaban.

Yo pienso que si hubiera estado el Real Madrid, sí hubieran ido. Es más, el programa La Sexta Noche, excelente programa, eso sí, no informó del resultado final hasta cuatro horas después, al hacer el resumen de la Prensa dominical. El año pasado, después de la final Real Madrid-Atlético, acabaron el programa a las doce y media, algo que no se hizo anoche, acabando como siempre a las dos y media de la madrugada. Ellos sabrán por qué. #FC Barcelona #Fútbol #Champions League