Entre las personas de Albert Rivera y Pablo Iglesias tenemos juego para rato, pero eso sí, la mente de estos individuos puede ser más afilada que sus palabras. Todo esto viene porque el partido de Ciudadanos sigue mostrando el lado infantil que le caracteriza, si Podemos es un partido de pijos según Monedero, pues Ciudadanos es una guardería gobernada por un señor absolutista y personalista.

Hay un enfado mayúsculo en las entrañas del partido de Albert Rivera, y la causa principal es él mismo. En el programa de la sexta "El objetivo", el líder de Ciudadanos dijo lo siguiente: "Le avanzo una cosa que hasta la fecha no habíamos puesto encima de la mesa. Tengo intención de proponer a la Ejecutiva del partido que el 4 de julio se voten las primarias de Ciudadanos para las Elecciones generales".

Estas frases han provocado un malestar escandaloso pues la sede del partido se ha enterado de esa noticia que adelantaba Rivera en ese preciso momento mientras veían como su "jefe" despotricaba en televisión. Debe de sentar muy mal enterarte a la vez que los demás de que tu jefe trabaja con la virtud de un ególatra empedernido. La información que transmiten las fuentes del partido son de malestar por el suceso acontecido, por el hecho de enterarse por vías no oficiales de temas fundamentales. El partido se va desmoronando desde dentro, el malestar por las actuaciones y las planificaciones del partido entre miembros del Consejo General es importante. Varios consejeros se muestran ahora inseguros pues su trabajo se ve alterado.

¿Por qué se ve alterado su trabajo? Pues porque su deber es controlar el marco y las resoluciones de la asamblea, revisar y aprobar los programas electorales y la actuación de Albert Rivera ante los medios.

Vídeos destacados del día

Todo esto a la basura pues el líder de Ciudadanos va a otra velocidad, marcada por su ego y su afán de protagonismo.

Rivera, tras sus declaraciones, intentó un cambio de rumbo para maquillar un poco el hecho, y dijo esto: "No está aprobado todavía. Le estoy diciendo algo que voy a comunicar a mi Ejecutiva". Las formas en que trabaja el partido son de patio de colegio, Albert Rivera piensa que tiene su cortijo y sus criados, él manda y hace lo que quiere. Ciertas fuentes del partido hablan sobre el líder de Ciudadanos de la siguiente manera: "Vive en una burbuja, en un búnker. Que no se permita que le llegue toda la realidad de lo que pasa". Palabras muy fuertes que denotan el ambiente de crispación en el seno de Ciudadanos.

Todo es consecuencia de intentar proliferar partidos de índole personalistas, basadas en la obtención de votos marcados por cabecillas buscando notoriedad. ¿Esto es el futuro? ¿Riveras e Iglesias?… pues lo llevamos claro.