Parece que existe gente que por más que pase el tiempo no deja de sorprender a propios y extraños. Seguimos viendo a personas cometer torpezas inmensas, aún sabiendo que se encuentran delante de cámaras y, que todo lo que digan y hagan va a quedar reflejado en la eterna hemeroteca.

Esta persona a la que nos referimos es, cómo no, Belén Esteban. Podríamos hacer un ejercicio de retrospección y podemos encontrar muchas declaraciones de la de Paracuellos en las que podemos convenir que es una persona que, aparte de soez en su lenguaje y en muchos aspectos de su vida, se contradice continuamente.

Después de la enésima metedura de pata de la Esteban tras su paso por GH VIP, la polémica se acrecentó tras conocer la ruptura con su Migue, aunque deberíamos ponerlo en tela de juicio. Cuantas y cuantas veces, la princesa de un pueblo muy lejano ha declarado que es una mujer tradicional, que eso de acostarse con un hombre en la primera noche no iba con ella o que cuando le pusieran los cuernos la historia se acababa, infinidad , ¿ verdad?, pues ahora nos demuestra que donde dijo digo, dice Diego.

Después de vender su historia con Miguel en la primera entrevista que concedió al programa Sálvame Deluxe recién salida del reality en el que participó, donde le repartió a partes iguales cal y arena, resulta que se sigue viendo con él. Es increíble la actitud de la Esteban, la aparente normalidad con la que está aguantando los cuernos que le puso su conductor de ambulancias, el tener encuentros con él en numerosas ocasiones y su actitud tranquila Sálvame cuando le preguntan por el tema, nos lleva a concluir que hay cosas que no casan.

Hay una tendencia sobre este candente tema en la cual me adhiero, según dicha teoría la princesa de Mediaset tendría orquestado un montaje para cuando saliera de la casa de Guadalix. Para mí es claro, sabiendo la actitud prepotente y altiva de Belén nunca le permitiría llevar este tema como lo está sobrellevando, y lo gracioso del caso es que salió el nombre de Andrea de sus labios, como un intento desesperado de justificar sus encuentros más causales que casuales con Miguel. Muy propio de la Esteban lo de echar la culpa y manipular al resto de seres humanos vivientes, aunque sea su descendencia, para seguir haciendo lo que le da la gana, cada día se cree menos gente el papelón que estás haciendo.