La "escopeta nacional" tiene su campo de tiro en Castilla la Mancha, mas concretamente en Albacete, la provincia más abatida de Castilla la Mancha donde estos últimos años surgió una clase media acomodada que en dura pugna contra los molinos de viento, generaba riqueza y ofrecía una buena perspectiva a CLM.

Pequeños empresarios y autónomos que votamos la opción conservadora entendiéndola mas afín a nuestros principios, nos hemos visto asediados por la incapacidad de las nuevas huestes destruyendo la industria y los grandes proyectos económicos que tenía la región, empujándonos a todos al campo y arguyendo que somos una comunidad eminentemente agrícola en recientes declaraciones de su presidenta; como si todos tuviéramos finca y muy consciente de que las grandes explotaciones agrícolas están cotizando fuera de la región.

Conforme a las últimas estadísticas oficiales, Castilla la mancha que en el 2011 tenía un 18% de índice de pobreza en el 2015 ha pasado a un 40%, siendo la comunidad española donde mas ha crecido dicha lacra, situándonos además entre las cuatro con mas paro de toda Europa. El sometimiento vergonzoso a la estrategia de la presidenta Cospedal de medios de comunicación; radios, periódicos y televisión, últimamente en huelga por la imposición de su desleal cometido.

La patronal, que tuvo la desfachatez de entregarle un premio en el 2014 en clara afrenta a los pequeños empresarios. El impropio silencio de los sindicatos. Con el expolio de la clase media por la indecente banca autóctona de la mano de Cospedal y por último la cobarde presencia del estamento judicial, dando curso y vistiendo de legalidad los desmanes de la banca en clara usura y especulando con un dinero y unas propiedades que no se han ganado y que en consecuencia no les pertenecen.

Vídeos destacados del día

El apoyo para este criminal cometido, de parte del sistema que tanto nos ha costado construir; desmantelando el tejido productivo, sustentado por la pequeña empresa y el autónomo, sin haberle procurado alivio y exigiendo tributos con recargo, nunca justificados por su gestión en la regulación de la economía de la región. Todo lo mencionado ha permitido el objetivo de la señora Feudocospedal de "calarnos la boina hasta debajo de los ojos" y el expolio de una región y una sociedad por la que, lo quieran o no, han de pasar muchas de las vías para la recuperación de España.