Para ser estratega, además, hay que ser inteligente, y saber que el secreto de la estrategia está en la sorpresa. Obviamente, en un concurso como Supervivientes, el cual es visualizado y escudriñado por millones de espectadores, no basta con pactar para no salir nominado. Además, tu conducta debe de ser coherente, y sobre todo, que no se note tanto la estrategia.

Parece claro que aplicando la estrategia te puedes librar de las nominaciones durante una semana, sin embargo, la audiencia te estará esperando para cuando la estrategia no sea perfecta y, entonces, esta dará con tus huesos fuera del programa. A veces, también es bueno exponerte a la opinión pública para saber las posibilidades que tienes de ganarlo.

Aunque la nueva prueba del líder no cambio, en absoluto, los nominados de esta semana, Suhaila lo tenía claro y pretendía aprovechar la desestabilización de Nacho Vidal para poner a Fortu, Christopher y Nacho en la palestra. La jugada parecía perfecta, aunque, eso sí, había que ganar la prueba del líder y, como no, la ganó.

Después de conseguir que Nacho fuera repudiado del grupo de los chicos, eso sí, poniendo este mucho de su parte, y de contarle a Fortu, Christopher y Rubén, con pelos y señales la traición de Nacho, Suhaila pensaba que estos nominarían en bloque al actor. La táctica era, por tanto, que las chicas votaran a Fortu y así, con su voto de líder conseguir el objetivo de los tres chicos nominados.

Sin embargo, y según la ley de Murphy, si algo puede salir mal, seguro que sale.

Vídeos destacados del día

Y es que los chicos no eran tan tontos como Suhaila pensaba, y en contra del pronóstico de esta, hicieron lo que tenían que hacer, nominar a Lucía. Y, una vez que la estrategia se había desmoronado, la audiencia soberana sería la que tomaría la palabra.

Hay que reconocer que este concurso de #Supervivientes está lleno de actitudes contrapuestas, unos se dedica a sobrevivir y otros a bien vivir, unos pescan y otros ni lo intentan, unos trabajan y otros critican, pero sobre todo hay dos actitudes muy diferenciadas, independientemente del genero de los concursantes, unos son buena gente y otros son malas personas. Y todas estas actitudes son las que juzga la audiencia,a no ser, claro está, que estemos hablando de GH VIP.

Y la audiencia habló y, aunque muy reñido, fue Lucía la que tuvo que abandonar Playa Uva. Y la cara de Suhaila lo decía todo. Su cara era una mezcla de decepción y de rabia, decepción porque se acababa de dar cuenta que la estrategia no siempre es suficiente y rabia porque empieza a darse cuenta de que la audiencia no está con ella.

Obviamente, si Suhaila sigue siendo la líder, semana tras semana, podrá llegar a la final, sin embargo, que no se engañe, esto no es estrategia, es simplemente la dinámica del concurso y ser una buena atleta no significa ser una buena superviviente, ni mucho menos una buena persona. #Telecinco #Reality