La gala de Supervivientes no defraudó y al final tuvo que ver como dos de sus concursantes abandonaban la isla. Aunque al principio del concurso muchos pensaban que los "veteranos" serían los primeros en tener alguna de sus bajas, a resultado ser totalmente lo contrario. Los "novatos" han terminado pagando la juventud o el ímpetu y pese a tener un buen estado físico, el público hizo la primera criba doble de la edición.

Arantxa ha demostrado no dar tanto juego como se esperaba de ella y un total desinterés por avanzar en el concurso, esto si ya se barruntaba, se vio de forma clara en la última isla, donde las ganas de Elisa la italiana y ella eran como comparar el todo y la nada.

Así lo ha demostrado la propia Arantxa cuando Jorge Javier Vazquez desde Madrid le comunicaba la aparente mala noticia. ¡Parecía casi que había ganado el concurso!.

En ocasiones el dinero no lo es todo y la experiencia puede ser dura sino se está mentalmente preparado o con la actitud necesaria, en el caso de Arantxa ni tenía buena actitud de convivencia en el grupo (tuvo problemas y malos modos con algunos de sus compañeros) y tampoco ha parecido agradar al público que la ha despachado a las primeras de cambio, No es una baja de consideración para el transcurso del programa la verdad.

El segundo en caer fue Labrador, otro componente de los "novatos" y que ha tenido un concurso controvertido, pese a su aparente gran físico no ha demostrado ser de demasiada utilidad (más pose que otra cosa) y ha sido protagonista de numerosas trifulcas que le llevaron a estar casi aislado del resto de concursantes a excepción de Arantxa y Lucía.

Vídeos destacados del día

Además de sus problemas con Omar y Lola, ha tenido un comportamiento bastante feo haciendo una peineta y diciendo que olía a mierda a Lola. ¿era necesario todo esto? 

La sensación más lamentable ha sido al final en la isla con Elisa, Isabel Rábago y Arantxa, con un Labrador haciendo campaña para quedarse cuando estaba la decisión tomada ya por los espectadores. Resulta que en esa isla si que quería quedarse...

Como en el caso de Arantxa, los espectadores han decidido esta vez sabiamente y el programa se "libra" de unos concursantes que no han demostrado estar a la altura del concurso. Supervivientes empieza a dejar lastre, parece que los más fuertes y que dan más juego son los que seguirán, al menos por el momento.