En el largo caminar que tenemos por nuestra vida, es de ley intentar tener claras las convicciones que uno tiene, sin dejar que nos influyan los dardos envenenados y malintencionados del resto de personajes que intentan quitarnos la razón a base de golpes bajos.

La meteórica ascensión de la formación de #Pablo Iglesias está provocando en el resto de partidos, Ciudadanos incluido, un polémico ardor en el fragor de la batalla política. Cuando un partido resalta en sus declaraciones más por hundir a un rival, que por procurar explicar bien su polémico programa, es que no se están haciendo las cosas bien.

#Podemos recibió en el día de ayer una dura crítica por parte del Partido Popular, protagonizada por José María Aznar, dónde describía el partido de Iglesias como frívolos e inexpertos, y abogó por una continuidad histórica, entre los vítores de los integrantes del partido que allí se encontraban.

Creo que dentro del seno de Podemos existe gente muy preparada y nada frívola, y además tienen una cosa muy importante, todavía no tienen ningún escándalo por corrupción como los que tiene su partido, Sr. Aznar, emulándolo, cállese.

El Sr. Rivera, cabeza visible de Ciudadanos, también tuvo palabras muy irónicas para Pablo. Después de auto nombrarse como el adalid del cambio, o la punta de lanza como él ha comentado, y dar lecciones morales a la ciudadanía, incidiendo en el hecho que no vale lamentarse y que luego ganen los mismos partidos de siempre, aprovechó para atacar a Podemos. Atacó en dos partes, la primera que había que hacer política seria, y no de Juego de Tronos, y la segunda criticando abiertamente a Pablo Iglesias y su concepto claro de que hay que tirar la casa y reconstruirla, según él, lo que hay que hacer es cuidarla.

Vídeos destacados del día

Es cuanto menos de risa, que estos dos personajes estén dando clases de moral a un partido que se mantiene firme en sus convicciones y que tienen un mensaje claro. De Aznar mejor no hablamos, germen de la burbuja inmobiliaria, intervenciones militares varias y amiguismo llevado al extremo con EE.UU., entre otras cosas. Para Albert Rivera tan solo decirle que un edificio tan podrido como el que está el de la política española, necesita una reforma desde abajo y empezando por la constitución, usted es el adalid del continuismo político, otras siglas, pero mismas intenciones. #PP