En el 24-M pudimos asistir un hecho sin precedentes en la historia de España en los últimos 30 años: se acabaron las mayorías absolutas a nivel autonómico. 

Si dividimos la ideología de los españoles en las urnas en dos corrientes ideológicas (izquierda y derecha), se ratificaron dos cosas, la primera que la izquierda es la más votada pero a su vez la más fragmentada, puesto que PSOE, Podemos, IU y otras formaciones con menos poder representativo son de esta condición. Por otra parte nos encontramos al #PP (derecha), que a pesar de su solidez como partido, pierde votos y algunas mayorías por apenas un sólo concejal, suficiente para que no gobierne, por ende, no le sirva de nada haber sido la lista más votada.

También nos encontramos a Ciudadanos, autodenominada como "centro" pero que algunos la ven como una formación de izquierdas o de derechas, según le interese a quien lo afirme. Aunque lo cierto es que a pesar de que C´s ha logrado ser la tercera o cuarta lista más votada (según como se mire) no ha sabido captar los votos esperados ni ha podido obtener (o robar) suficientes votos "ajenos" como para plantearse ser una verdadera alternativa al PP, todo lo contrario con #Podemos, que sí ha sabido aprovechar la situación aunque se haya desinflado en estos últimos meses.

Estas #Elecciones han dejado a algunos escondidos en la cueva de Génova (véase al señor Rajoy), a otros realizando un ronda de contactos al minuto de acabar la jornada electoral (Pedro Sánchez colapsando lineas telefónicas) y al resto con una felicidad moderada, no han ganado nada, pero sí han obtenido lo que querían: hacer historia.

Vídeos destacados del día

En las últimas décadas España ha sido el hazme reír de la política europea, ya que a pesar de que teníamos un bipartidismo casi inamovible, éstos no ponían nunca en práctica el consenso y el diálogo de forma duradera en temas tan imprescindibles como por ejemplo la educación, la cual cambiaba a antojo del presidente de turno que le tocara gobernar, esto si se me permite sí es un desgobierno, y no, lo que ha pasado en estas elecciones, ahora no hay mayorías pero sí va a haber algo muy importante a nivel político: acuerdos, pactos, entendimiento... esto es lo que en definitiva podemos denominar democracia, dar voz al máximo de personas posibles en el sistema político de gobierno.

Quedan muchos informativos por ver hasta que se vaya disipando las dudas políticas de quién va a gobernar allí o quien va a pactar allá, lo que sí es cierto es que estas semanas (o incluso meses) van a ser realmente trepidantes en el mundo político, y como en el del periodismo, porque en estas fechas los políticos sean cuales sean sus siglas están obligados a entenderse, y si no que se lo cuenten a la señora Díaz.