¿Por qué no nos damos cuenta de los problemas y errores fundamentales cuando nos involucramos en una relación? Nadie está dispuesto a hablar de la insatisfacción y el malestar que con su presencia provoca sufrimiento y lagrimas. A menudo nos preguntamos cómo hemos podído ser tan ciegos y desconsiderados. La respuesta es la falta de conciencia y la ignorancia de las señales temporales que pueden indicar algunos errores muy importantes.

,,Estamos acostumbrados a minimizar los defectos de nuestra pareja voluntariamente y encontramos excusas en nuestro detrimento, de esta manera negando con vehemencia la realidad. Los problemas de violencia de genero o psiquiátricos existen dentro de la pareja desde el principio, pero sólo el tiempo los revelará.

Una persona con problemas graves de temperamento no será capaz de ocultar su naturaleza agresiva y volcánica para siempre, igual que los adictos al alcohol o a las drogas que no serán capaces de renunciar definitivamente a sus vicios.'', afirma el doctor Daniel Stewart, profesor de la Universidad de Ohio.

¡Sólo vemos lo que queremos ver! Ninguna relación no termina de repente y sin señales previas. Los problemas iniciales persisten y se multiplican con el tiempo, dando lugar a un esfuerzo físico y mental sin exito en la mayoría de los casos. Hay muchas advertencias del inevitable final de una relación, como los sentimientos y pensamientos negativos, las frustraciones, la falta de motivación y comunicación. 


Segun el doctor Stewart, los valores personales y profesionales de los participantes en la relacion deben tener la misma base etica, dejando de lado los compromisos. Los intentos de adaptarse a la personalidad del otro tienen exito solo si se hacen con paciecia y de mutuo acuerdo. La excitación sexual inicial, en la mayoría de los casos, nos abruma, pero lo que no debemos olvidar es que el sexo, con el tiempo, pierde su importancia, dejando espacio a otros sentimientos emocionales mucho mas intensos.



¿La comunicación es importante? Es lo más importante. A menudo nos planteamos no hacer preguntas porque tenemos miedo de las respuestas recibidas o su falta de romanticismo. Cualquiera que sea el contexto, el conocimiento físico y sexual sobre la capacidad de la pareja es esencial.

Sólo de esta manera podemos evitar los fallos emocionales, espirituales y el tiempo perdido.