Uno ya ha oído tantas cosas raras en su medio siglo de vida, que ya cuesta que algo le asombre para poner los mismos ojos que Jim Carrey en "La máscara". En la actual epidemia de Corrupción y picaresca, algo habitual en el país, sacado por genios de la Literatura clásica como Quevedo, no preveíamos algo que es una nueva tendencia en la "profesión": los corruptos que se regeneran, que se arrepienten de lo que han hecho. Como San Pablo cuando se arrepintió de perseguir a los cristianos y se convirtió en el duodécimo Apóstol.

Marcos Benavent, antiguo gerente de Imelsa, grabó conversaciones con Alfonso Rus, para inculparle, ya que se había arrepentido de sus corruptelas.

Desde hace semanas se han convertido en el tema de conversación preferido de los habitantes de Xàtiva y han hundido la carrera política de Rus, que incluso ha perdido la alcaldía después de 20 años.

Pues Benavent, al que conocíamos como un señor elegante, maduro y rico que nos sugiere partidas de golf y deporte en instalaciones de superlujo, ha vuelto desde la India convertido en una especie de pariente lejano de Carlos Jesús, aquel asceta estrafalario que el cuñado de Alfons Arús descubrió y sacó en su programa, que nos decía que venía del planeta Raticulín, nos bendecía "en el nombre de Yahvé" y vaticinaba que "vendrán dos millones de naves extraterrestres" a ocupar la Tierra, como una especie de Apocalipsis.

Si ya conocíamos la picaresca y el cinismo inagotable del "Pequeño Nicolás", capaz de engatusar a los más astutos como el mejor vendedor de enciclopedias y llegar a engañar a los responsables del Gobierno actual, no sabemos si Benavent inaugurará una nueva tendencia, la del corrupto que se arrepiente y se vuelve místico, no al estilo Rasputín, que aquello era el colmo de la manipulación de los ingenuos por un ser carente de escrúpulos.

Vídeos destacados del día

El otro día, el inefable Mario Conde estuvo en el nuevo programa de Risto Mejide, y aprovechó para venderse como un banquero insobornable, que se hizo a sí mismo, de orígenes humildes y que según él ya vino venir los tiempos que actualmente lideran partidos como Podemos y movimientos como el 15-M, con los cuales dice simpatizar. Otro corrupto que se ha querido regenerar después de muchos años en la cárcel, pero no sabemos si lo suyo es de verdad o es pura pose, para que se hable de él. Alguien que fue un modelo para futuros corruptos y que incluso hubo una canción que decía en su estribillo "Quiero ser Mario Conde", es de esos personajes que sigue despertando admiraciones y odios, algo que a él le sigue encantando, en su ego.

Como la Humanidad ya ha padecido desde hace milenios toda clase de corruptos, incluso Emperadores romanos que llegaban no sólo a ser corruptos sino a ser depravados, asesinos y carne de manicomio, no debemos asombrarnos de que los corruptos se reinventen y salgan nuevos "candidatos" con estilo propio.

Así que las palabras más o menos místicas de Benavent, incluso creyendo que si va a la cárcel se lo pasará estupendamente, como si viviera una película carcelaria de las que ve en casa con palomitas y refresco en la mesa, no nos las creamos mucho. Me creo más a Penélope Cruz con sus creencias budistas, más sincera ella y más legal, que un nuevo pseudo-gurú que pronto aparecerá en la Teletienda vendiéndonos productos milagrosos a un buen precio.