La cuarentena es un término médico que representa el tiempo que una persona o un animal debe de estar aislado para evitar el riesgo de contagio e impedir que se pueda transmitir una enfermedad. Sin embargo, en periodismo rosa, la cuarentena debe de ser el tiempo que hay que esperar para que un montaje no lo parezca. A pesar de su nombre, este tiempo no tiene que ser extrictamente cuarenta días, pero en el caso de Belén Esteban y su "Migue" va a estar por ahí.

En unos días se cumplirá el mes desde que esta pareja de tortolitos anunciaba su ruptura por una presunta infidelidad de Miguel, y según anunciaba Enric Bayón ayer en Cazamariposas, la reconciliación es inminente y la exclusiva de su vuelta se anunciará en una o dos semanas.

Según este paparazzi, Belén y Miguel pasarón el fin de semana en Sitges con otros miembros de la familia, incluyendo a Andreita, teniendo como anfitrión a Víctor Sandoval.

Como dice la sabiduría popular "cuando el rio suena, agua lleva" y, después de que Belén Esteban confirmara que sigue manteniendo relaciones con su exnovio, la pregunta sigue siendo la misma que muchos medios se hacían por aquellos tiempos ¿Montaje o ruptura? La verdad es que la ruptura fue estratégica y, entonces, Telecinco se frotaba las manos al hacer coincidir la vuelta a Televisión de la Esteban con su ruptura sentimental.

Para ser sinceros, hay varios aspectos de la ruptura de esta pareja que no cuadran. Siendo Belén Esteban la "Princesa del Pueblo" y uno de los personajes más mediáticos que existen, debido principalmente a que es odiada y amada sin término medio, es muy extraño que ningún periódico o revista del corazón haya podido informar, con todo detalle, sobre la mujer con la que, presuntamente, Miguel tuvo la infidelidad.

Vídeos destacados del día

Sálvame jugó con este asunto durante unos días e incluso realizó un retrato robot de la posible doctora con la que Miguel engañó a Belén, sin embargo, aquello cayó en el olvido y nunca más se supo. Existe la posibilidad de que los compañeros de Belén, por respeto, dejaran el asunto pero, conociéndolos, permítannos que dudemos.

Así, por la forma por como se ha tratado, este tema huele a chamusquina y, sin poder afirmarlo a ciencia cierta, lo de la ruptura de Belén y Miguel huele a un montaje en toda regla, en el que tanto Mediaset como la pareja pueden sacar tajada. La cadena, aumentando los niveles de audiencia y, la pareja, incrementando su cuenta bancaria con las posibles exclusivas.

Pero igual estamos equivocados y, por primera vez en su vida, Belén Esteban tiene vida privada y ha sabido llevar este asunto con toda cautela. Además, igual ni saca un duro de este asunto y es verdad que Belén es una hermanita de la caridad.

Así, desde que salió de GH VIP, donando el dinero del maletín, la de Paracuellos está de un espléndido subido.

Según ella no ha cobrado ni por el polígrafo de la semana pasada en Sálvame Deluxe, ni por la entrevista que le concedió a Kiko Hernández en "¡Qué me dices!", ni por la exclusiva de su ruptura en "Lecturas". No sé, o todo lo que dice es verdad o igual piensa que Cristóbal Montoro es un asiduo de programas cono Sálveme diario o el Deluxe.