Hay algunos programas a los que la sombra de la duda los está acompañando en los últimos tiempos. Algunas veces, digamos la mayoría, son opiniones subjetivas que, aunque no sean totalmente ciertas, coinciden con el pensamiento de muchísimas personas de cualquiera que sea su índole social.

Acogiéndonos al refrán de `cuando el río suena, agua lleva´, diríamos que existe algo de sospecha, pero cuando un experto expresa su opinión apoyada en sus conocimientos, podríamos convenir que en dichas sospechas hay fundamento, y si encima sus palabras se dan a conocer en el mismo programa dónde se ha creado ese halo de duda, ya es el acabose.

Las palabras a las que hacemos mención las comentó en Sálvame, Sergio García Soriano, psicólogo, que estuvo observando con mucho detenimiento, las conductas y comportamientos de los colaboradores que le hicieron la entrevista a Raquel Bollo. Según sus propias palabras, parecía existir una coalición borreguil entre todos los que sentaban frente a la entrevistada, apuntando también que el comportamiento con respecto a Raquel fue desproporcionado. Desgranando sus palabras nos lleva al entendimiento de la preparación del acoso y derribo contra la Bollo, que ya comentamos en la anterior noticia.

Después de la emisión de esas palabras y ante la indignación y el murmullo de todos los colaboradores, Jorge Javier Vázquez, en un tono jerárquico y con claros síntomas de enfado dijo a cámara, que no estaba de acuerdo con las palabras que el profesional había dicho, que digo yo, ya no le vale la sentencia de un profesional, pero si el dudoso polígrafo de Conchita, que eso es ciencia en estado puro, de vergüenza.

También incidió en el hecho que a ningún colaborador del programa se le dio ningún tipo de directriz para que fueran directamente en contra de Raquel, que cada uno de ellos fue libre en expresar su opinión y en preguntar lo que quisiera, y puso como ejemplo otro momento similar que sucedió con Lydia Lozano, curiosamente es, junto con Raquel Bollo, la persona menos querida y seguida en las redes sociales, ¿ coincidencia?, claramente no.

Además tuve la tremenda y horrorosa oportunidad de ver un fragmento bastante largo de esa entrevista y Jorge Javier fue, junto a Kiko Hernández, y con el silencio cadavérico de la bruja del pueblo, quien llevó la entrevista en esa dirección, recordándole que si se había suicidado mediáticamente, que los había traicionado y que si no se daba cuenta de lo mal que lo había hecho. Quizás deberíamos recordarle a este hombre lo soez y sinvergüenza que era cuando presentaba Aquí Hay Tomate, donde no se respetaba ni a sí mismo. Solo una cosa, ¿ sabe usted más que un psicólogo?, tengo entendido que es licenciado en Filología Hispánica, aunque ejerza sacando el látigo contra todo bicho viviente, asuma la realidad y deje de mirar para otro lado. #Televisión #Telecinco #Reality