Sin duda alguna Elisa esta siendo la revelación de Supervivientes 2015, llego como una gran desconocida y con el cartel de chica guapa y pija. Todo el mundo creía que Elisa iba a Supervivientes 2015 a liarse con algún chico y luego abandonar pronto el programa y tirar de Sálvame y Sálvame Deluxe e incluso a hacerse con el trono de MYHYV de nuestro país. Gracias a Dios todos nos hemos equivocado y estamos viendo a una pedazo concursante que se esta mereciendo la permanencia en el concurso y por varios motivos.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Telecinco



El primer motivo que hace de Elisa una concursante indispensable en Supervivientes es su belleza, sin duda estamos hablando de la concursante más guapa dentro de las que participan en el concurso, tiene unos ojos espectaculares y un cuerpo de diez, No de extrañar que Noel cayera en sus redes y desde Blasting News no dudamos que si estuviera en la Isla de los veteranos Nacho Vidal caía sin duda.



Otro de los motivos que llevan a Elisa a ser una de las favoritas a ganar el concurso es su capacidad de trabajo, el poco tiempo que estuvo en la Isla de los Novatos Elisa lo intento todo, prender fuego, pescar y buscar comida. Aparte de ser una trabajadora incansable a demostrado ser una gran compañera ya que no ha tenido ninguna discusión y ni una sola disputa con el resto de concursantes de Supervivientes 2015.


Pero sin duda lo que convierte a Elisa en la mejor concursante de Supervivientes 2015 es que esta completamente loca, hace unos días pudimos comprobar que no puede vivir sin su querido peine, pero no vivir de estar a punto de morir de un ataque psicótico de locura total y todo por no disponer de su amado peine, tenia miedo de perder su pelo y tener que cortárselo. Fue tal la locura por conseguir un peine que amenazo con abandonar el concurso si no lo conseguía.
Y por todas estas razones obvias Elisa se ha convertido en una de las concursantes favoritas a llevarse Supervivientes 2015 y con toda la justicia del mundo si así finalmente sucede. Su único rival es ella misma.