"El debate entre un hombre y una mujer es muy complicado porque si haces un abuso de superioridad intelectual, o lo que sea, parece que eres un machista que está acorralando a una mujer indefensa". Son las conocidas y escandalosas palabras con las que Miguel Arias Cañete pretendía defender y justificar el bajo nivel demostrado en un debate frente a Elena Valenciano. Es una muestra clara de la visión que una gran parte de nuestros dirigentes tienen de la mujer. Arias Cañete se convirtió así en el objetivo de muchos que se escandalizaban y pedían fervientemente una rectificación como si eso fuese una cura milagrosa para una idea arraigada en su mente.

Sin embargo, en pleno siglo XXI y en una sociedad que se cree avanzada, aún hay muchas personas que comparten el machismo del señor Cañete y aplauden su visión de una mujer servidora que ha de callar y respetar al hombre como un superior en todos los niveles.

Semejante "desliz verbal" parece quedar resuelto con una simple y manida afirmación que clama "mis palabras se sacaron de contexto" o "fue una expresión desafortunada". Pero esto ocurre en el mejor de los casos porque, como nos ha dejado ver claramente el alcalde de Valladolid, Francisco Javier León de la Riva, es posible meter la pata aún más al intentar aclarar una declaración anterior.

Así, ante un caso de violación ocurrido en su ciudad, el alcalde parecía defender al "pobre violador" asegurando que hay que entender ambos puntos de vista porque "una chica con ganas de buscarte las vueltas, se arranca el sujetador o la falda y sale gritando que le han intentado agredir".

Vídeos destacados del día

Por si quedaba alguna duda, el alcalde de Valladolid dejó mucho más clara su idea al intentar justificar estas desafortunadas declaraciones asegurando que "a las 6 de la mañana una mujer sola tiene que cuidar un poco por dónde va". Señor León de la Riva ¿quiere usted decir que si una mujer es violada o agredida a esa hora en cualquier lugar se lo merece por no estar donde debía?.

Pero, aunque el #PP tiene la Pole Position en la carrera del machismo, lo cierto es que estos ideales se encuentran también integrados dentro de partidos menos conservadores. Siendo organizaciones a las que se presupone el interés por la igualdad, debería ser para ellos una vergüenza casi insoportable oír ciertas declaraciones de personas como Jesús F. Ferrera o Diego Díaz Jiménez.

En el primer caso, este representante del partido de Pedro Sánchez no encontró mejor argumento para dudar de las capacidades de la ministra popular de empleo Fátima Báñez que el que alude a su lugar en casa atendiendo "sus labores".

En una lamentable declaración, el socialista aseguraba que Báñez "estaría mejor en San Juan del Puerto haciendo punto de cruz". En esta misma línea, otro socialista, Emiliano Gacía Page, llamaba "chacha" a  Mª Dolores de Cospedal y dudaba de sus capacidades a la hora de "pasar la aspiradora".

Señores Jesús F. Ferrera y Emiliano Gacía Page, quizá se equivocan ustedes al militar en un partido que se dice de izquierdas (igual es el partido el que se confunde), lo que sí está claro es que, con sus lamentables y retrógradas declaraciones pretenden dibujar a sus compañeras de profesión como tontas señoras que "juegan a trabaja"r negando la realidad de su sexo. Sin embargo, lo que consiguen es mostrar con claridad el perfil de baja calidad de su propio discurso en el cual parece que no caben los argumentos de peso, las críticas razonadas a la gestión o las propuestas inteligentes de mejora. #PSOE