La crisis se ha llevado muchas cosas en este país, desde 2007 ha llovido mucho, demasiado en una nación como la nuestra que ha pasado de codearse y pavonear de riqueza, a ver como la época de las "vacas gordas" acabó terminando en una gran resaca de la que ahora intentamos levantarnos.

Ni el #PSOE con un Zapatero que excepto sonrisas y talante poco bueno se puede decir de él, ni los Populares de un Rajoy han dado buen ejemplo como para poder confiar en ellos. A la mala gestión de una crisis que no supieron ver, se ha sumado la infinidad de casos de corrupción de ambas fuerzas, a pesar de ello siguen estando entre los favoritos de los españoles para confiar su destino.

El PSOE ha pasado estos años su "vía crucis" particular, pese a todo y una renovación profunda en cuanto a los nombres, seguimos notando una falta de unidad galopante con un líder que parece no terminar de convencer y que tiene en Susana Díaz una de sus mayores rivales cara a ser la candidata en un futuro a luchar por el gobierno de España.

El Partido Popular siempre ha esgrimido la unidad como una de sus principales virtudes, al menos, hasta ahora. La crisis destapó un alto grado de corrupción de multitud de políticos populares que ha llegado a ser vergonzante en algunas zonas como la Comunidad Valenciana, Baleares o Madrid. Aún así y pese al batacazo de estos días, podemos ver como con cierta vergüenza ajena se sigue confiando en ellos ¿es que no hay nadie mejor?

El fiel electorado popular sigue existiendo y no se baja del "caballo", aún con esto, el descenso en votos es preocupante, pero aún lo es más la división entre el propio gobierno y el partido. Las desavenencias que ya se intuían han ido saltando día tras día después de los comicios, como golpes a un boxeador, ninguno para tumbarle en la lona pero todos siguen haciendo daño a una formación que parece que tendrá a Rajoy como candidato a la presidencia del gobierno por propio convencimiento de él mismo, o por falta de un relevo con carisma que ilusione a un electorado cansado de episodios esperpénticos.

Vídeos destacados del día

En estos próximos meses anteriores a las elecciones los populares se juegan mucho y es que pese a la fidelidad de sus votantes a los cuales parece no importarles en demasía los episodios de corrupción, puede que en noviembre se inclinen aún más si cabe por otras fuerzas como Ciudadanos y entonces puede que el K.O. llegue sin solución. #Mariano Rajoy #PP