El año electoral está siendo duro y la campaña también lo ha sido, ataques por todas las partes se han sucedido, tanto para dejar bien claras las posiciones propias como para criticar las ajenas.

Cuando acaba el período electoral las posturas se relajan, máxime cuando no obtienes mayoría absoluta y te ves abocado a un acuerdo con esa fuerza política a la que has criticado cuando no denostado. Es el caso de los nuevos partidos con sus críticas a los viejos sistemas y a esa clase política que Pablo Iglesias popularizó como "Casta". En muchas poblaciones o regiones va a tocar pactar con ellos si se quiere gobernar. El diálogo parece necesario si se quiere llegar al objetivo de gobernar, aunque tu enemigo haya sido responsable según tu de innumerables tropelías.

El mismo caso puede ocurrir con la formación de Albert Rivera, la cual ya ha pedido en la Comunidad de Madrid que si el Partido Popular quiere sentarse para pedir el apoyo de su formación deberá revisar y modificar el tema de las listas abiertas. Cambio al que no parece estar muy dispuesto el líder y presidente del partido Mariano Rajoy.

Los votantes pueden ser los que en algunos casos se sientan agraviados por pactar con fuerzas políticas que no despiertan sus simpatías, la gran pregunta es ¿llegar al poder es necesario a toda costa? es de suponer que no, los partidos pondrán sus condiciones y realmente no sabemos como se desarrollan las conversaciones fuera de cámara entre los partidos pero da que pensar...

En casos como el madrileño, la candidata a la alcaldía Manuela Carmena casi da por hecho que se producirá el acuerdo con los socialistas, impedir que Esperanza Aguirre sea la nueva alcaldesa hace que se unan las fuerzas en una llamada a la unión de la izquierda.

Vídeos destacados del día

Este acuerdo parece que no suscita demasiado rechazo entre el electorado Socialista y de la formación morada.

Ciudadanos tiene en su mano dar el apoyo a Cifuentes para el gobierno de la Comunidad de Madrid, la posición del partido de Albert Rivera es cómoda, ya que si quiere puede no arriesgarse y esperar pacientemente a que lleguen las elecciones generales. Está por ver la dureza de sus condiciones o incluso, si da la sorpresa y pacta con con la izquierda para formar gobierno en la comunidad.

Las espadas están en todo lo alto y veremos la altura de miras de los nuevos partidos ante los retos que se les presentan en estos próximos meses.