No sabemos si será por lo largo del debate, o por los eternos minutos de publicidad o, simplemente, porque en #Telecinco, y como coloquialmente se dice, “la cabra tira al monte”, pero lo cierto es que durante El Debate de ayer, en algunos momentos, tuvimos un deja vu. Y es que no sabíamos si estábamos viendo un debate de #Supervivientes o si estamos asistiendo a una nueva edición de MYHYV, de Sálvame o incluso de GH VIP.

Y no es que uno sea un experto en supervivencia, ni que haya estado largas temporadas en la Legión o en los Boinas Verdes, pero sí que es capaz de reconocer que temas como si Labrador ha salido del armario o si a Lucia le han puesto los cuernos no son cuestiones de supervivencia, en el sentido estricto de la palabra.

Y es que, mirándolo bien, el Supervivientes de Telecinco no es un programa de supervivencia, si no que se trata de un menú variado que incluye cotilleo, asuntos del corazón y mucha convivencia, ahora eso sí, preferentemente mala convivencia. Así, aunque algunos concursantes pueden llegar a tener una buena relación, el programa ya se encargará de resaltar aquellas relaciones en las que impere el “mal rollo”.

Por ejemplo, si a dos chicas estupendas, como Elisa e Isabel Rábago, les da por sobrevivir en una isla hostil en perfecta comunión y armonía, y hasta cambian el nombre de Isla Destierro a Isla Felicidad, entonces el programa les dedicará solamente cinco minutos de su tiempo; ahora eso sí, si a un señor ya expulsado como Labrador le da por despotricar de todos sus ex compañeros, entonces, este tendrá un largo protagonismo en El Debate.

Vídeos destacados del día

Fíjense como fue la cosa, que en algunos momentos, más que un #Reality parecía que estábamos viendo la cruda realidad española. De todos es sabido, que en cuestiones de envidia, los españoles no tenemos parangón, y después de la envidia entre familiares, aquella entre compañeros de profesión es la siguiente en importancia. Pues ver a la actriz porno Lucia Lapiedra negar a su colega Nacho Vidal sobre la autenticidad del fuego fue todo un baño de realidad. ¡Así nos va!

Ahora, lo que pareció surrealista es que en una isla desierta y sin ningún tipo de comodidades uno de los grandes debates de la noche fuera sobre la limpieza de los utensilios de cocina ¿no les decíamos que este Supervivientes se parecía mucho a GH VIP? Hubo un momento, en nuestro deja vu, que pensábamos que iba a salir Carmen Lomana echándole el puro a Fede por no limpiar la cocina.

Además, el programa es lo más en temas del corazón; tanto, que después de Kiko Rivera y Chabelita, a Isabel Pantoja le ha salido un tercer descendiente en la Isla de Honduras, Suhaila Pantoja.

Vamos, su hermandad con Chabelita es tal que ya le pueden ir preparando sus aposentos en Cantora. Y es que Suhaila mal carácter tendrá, pero se apunta a un bombardeo y, después de espantar a la Rábago de la órbita de Chabelita, será ella la que explote su amistad o fraternidad con los Pantoja fuera de la isla.

Ya les decíamos, un verdadero cajón de sastre que en lugar de “Supervivientes” debería de llamarse “Superpopurrí” ya que se trata de muchos programas en uno solo. Sin embargo ¿qué quiere que les diga? Pues que si quieren ver un verdadero programa de supervivencia que sintonicen Discovery Max y vean “Aventura en pelotas”, aunque por su nombre, ya lo sé, parece otra cosa.