En el mundo que actualmente residimos existen dos caminos, económicamente rentables, y muy viables. En el antaño país de la peseta, ser político o pertenecer a la élite del fútbol es la mejor lotería que te puede tocar. Bajo este punto de vista, compartido por muchos, diríamos que el acabose sería mezclar las dos orientaciones profesionales, por llamarlas de alguna manera, y que tendría unas consecuencias astronómicas en los apuntes bancarios de la cuenta corriente de su amo.

Al personaje protagonista de esta historia le faltó solo ser futbolista, hablamos del archiconocido Jordi Pujol Ferrusola. Hemos tenido conocimiento hoy de que la Agencia Tributara tasa la flota de vehículos que encontraron en una nave industrial de Barcelona en 1.582.114,85€. El hijo del que fuera presidente de la Generalitat catalana tendría en su haber doce vehículos en buen estado, por las palabras que declaró el Jordi, habría pagado una media de 10.000 € por vehículo para su mantenimiento.

Entre los vehículos que tiene en su haber destacamos un extraño Porsche 119 de color amarillo con la bandera catalana pintada en el capó y un Lamborghini Miura. Este último, hacienda lo tasa en 562.994 €, más de medio millón de euros, y el Porsche, anteriormente citado, estaría alrededor de los 80.000 €.

No olvidemos que son una docena de #Coches, estas dos muestras son las más pintorescas, pero dentro de su parque automovilístico, Pujol Ferrusola cuenta con otros automóviles de alta gama como el Lamborghini Diablo, un F40, un Jaguar E-Type y otro Porsche 356 Súper 90 B entre otros.

Lo único que le falta al hijo del expresident sería participar en Sálvame o Supervivientes, para que el negocio fuera rentable 100%. Pero lejos del sensacionalismo, es una auténtica vergüenza que esta familia no esté totalmente intervenida.

Vídeos destacados del día

Después de los escándalos del patriarca del clan Pujol, con las explicaciones más absurdas, y el patrimonio de dudosa procedencia de casi todos los integrantes de esta familia, resulta extraño la pasividad mostrada por los estamentos judiciales, tan presta en otros menesteres y con otras personas con orígenes más humildes.

Por este y otros escándalos, la ciudadanía tiene cierta esperanza en las fuerzas políticas emergentes, para que puedan acabar con esta vergüenza y desfachatez en la que se ha convertido la justicia, un poder que deberíamos recordar su obligación de estar separado de los otros dos. ¿ Que opináis del caso Pujol Ferrusola? #Corrupción #Sociedad Barcelona