Que se puede decir en un día como hoy. Un domingo que aunque amaneció cubierto, deja en las calles color de niños de las manos de sus madres, que con verdadero amor los sujetan evitando su caída. Antiguamente este era un día que se celebraba en otra fecha. El día de la madre se correspondía con el día de la Purisima. El 8 de diciembre.



Fue en el 1976 cuando esta fecha se cambio, pasando al primer domingo del mes de mayo. Coincidiendo casi con la entrada de la primavera. Por ese motivo se realizó este cambio. Siempre el mes de mayo en las escuelas y colegios religiosos (imagino que se seguirá haciendo), era el mes de la flores y de la Virgen. Las clases de cubrían de flores en ventanas y tarros de cocina que nuestras madres, nos preparaban con esmero. Al ser el mes de la "Madre de Jesús" (las comillas es por los no creyentes), se decidió cambiar tan importante fecha a la que al día de hoy se celebra.



Aunque señores y señoras. El Día de la Madre es cada uno de los 365 días del año. Eso debe de ser algo, que nunca se nos olvide. Con tal motivo, he querido dejar este pequeño poema a todas las madres del mundo, aunque en según que países se siga celebrando el 8 de diciembre e incluso en otras fechas. No olviden pasar este día junto a ella, los que todavia podemos hacerlo. Un día familiar para darles las gracias por existir y por sus cuidados desinteresados.



Para ellas he querido dejar mi opinión en este domingo día 3 de mayo.





"A esa que me llevó tan dentro.

Que sus entrañas eran mi protección.

A esa a la que le quitaba el sueño,

entre patadas y algún que otro ardor.

A esa que deformé su cuerpo,

a la que invadí con fuerza y tesón.

A la que me adherí como clavo ardiendo,

para poder llegar a sobrevivir, para errar y morir.

A esa que entre mares licuosos,

me permitía crecer y en ella convivir.

La que me parió desnuda y hasta ahora,

me ha permitido permanecer ahí.

Ese tronco arraigado al suelo,

que ni el viento ni las mareas

consigue tambalear ante mí,

mostrandome su entereza y orgullo

del cual yo tanto aprendí.

Esa mujer que desconocía lo que tenerme

le iba a en su propia vida repercutir,.

A esa que a veces desairo

por no dar mi brazo a torcer.

A la que me dió consejos

que aunque quizá sabios

no quise admitir para después redimir,

todas esas equivocaciones

que en la vida he cometido sin fin.

A la de los 365 días del año cohabita en mí,

sea en la distancia que no es el olvido,

para ella hoy, me hallo aquí...

Feliz día de la Madre a todas".
#Efemérides