La adolescencia es la etapa más importante para todos los jóvenes. O eso nos han dicho siempre. El escritor Blue Jeans lo sabe bien y por eso nos regala en sus novelas, los pilares que sostienen esa época de cambio: crecimiento, decepciones, alegrías….y amor. Pues es el amor, el hilo conductor de toda esta historia que lleva enganchando a miles de jóvenes españoles.

Su superventas en la literatura juvenil ¡Buenos días, Princesa! ha sido llevada al cine bajo el nombre de El Club de los Incomprendidos y se prevé que sea el comienzo de una larga serie de películas dedicadas a todos los Libros de la saga. Tan larga como la adolescencia misma, que a veces es eterna.

Al igual que la amistad que se forja en esos años, que dura hasta que la madurez hace mella en las responsabilidades de cada uno. El autor maneja los códigos que están perfectamente establecidos en estos años para que sus obras sean el reflejo exacto de muchos púberes y de sus problemas. Porque no olvidemos que dar solución a los problemas de la adolescencia, suele ser la tarea más complicada que ellos tienen. Pero no solo ellos, también padres y profesores.

La historia que nos encontramos, bebe de los clásicos clichés de las tramas teenagers que los americanos nos tienen acostumbrados. Un grupo de amigos que no siguen los estereotipos comunes al resto del mundo, cada uno de un padre y una madre, pero que tienen los mismos problemas que cualquier joven de su edad. Hasta aquí, no mucha originalidad.

Vídeos destacados del día

Por eso, el autor nos sumerge en una trama donde la empatía con sus protagonistas es tan absorbente, que el inesperado final deja de ser tan obvio, para convertirse en un final aplastante, reafirmando que los best sellers también pueden ser genialidades al uso.

Como buen conocedor de la cultura juvenil, Blue Jeans sabe que un factor importante es la publicidad. Y más si la publicidad sale gratis y encima son los propios lectores los que dan a conocer tu obra. Pues porque las Redes Sociales son el radio-patio del siglo XXI, el corrillo del recreo, el café de las 4; un negocio que sale redondo cuando un adolescente se encapricha de algo y que mejor que sea de la novela que has escrito. El poder de la juventud mueve montañas.

En definitiva, una ventana al mundo donde compartir tu trabajo y que te puede dar más de una alegría. Me puedo imaginar la cara del periodista y escritor cuando le llamaron para comunicarle que querían hacer películas de sus novelas: el sueño de una noche de verano de cualquier autor, que más podría ser el final del arcoíris donde te espera el caldero de las monedas de oro. Viva la literatura juvenil en español.