El tiempo pasa volando, hace dos años una buena parte de los protagonistas de la escena política española eran unos desconocidos o no tenían gran presencia en los medios. No solo se trata de caras, los nuevos partidos que algunos vaticinaban de corto recorrido han conseguido no solo quedarse, sino ser objeto de las críticas por parte de los partidos "de siempre".

La sorpresa que supuso en el panorama la irrupción con fuerza del partido de Pablo Iglesias parecía que no iba a tener respuesta por parte de sectores más moderados, pero Albert Rivera quizás de una manera más progresiva fue calando y ahora nadie pone en duda que es una opción clara a plantar cara a los viejos partidos.

En la escena política queda bien claro que hasta que no te critican o te examinan no eres nadie, pasó con Podemos, que durante meses ha sido sometido a un examen por parte de la clase política y de la opinión pública bastante más duro que al que se tienen que enfrentar los partidos que han tenido buena culpa en permitir la infame "burbuja" y que han apoyado el crecimiento de una España que sigue sin basarse en algo más que en ser una potencia turística.

Lo mismo ha pasado con Ciudadanos, el partido "naranja" ha pasado de ser mirado con indiferencia o incluso simpatía por muchos a ser fruto del análisis más profundo de sus militantes, no hay pasado con países como Venezuela o Bolivia pero si que han salido al paso de acusaciones de tiempos pretéritos que en algunos casos ha tenido compañeros de viajes como poco de dudosa categoría.

Vídeos destacados del día

¿Son perfectos Ciudadanos y Podemos? claramente no lo son, incluso vemos cierta indefinición por ambas partes en cuanto a su programa, el que ha tenido que dar un cambio de rumbo más acusado en la formación morada, quizás a la hora de la verdad (y bien lo saben los griegos), es complicado luchar por cambiar un mundo que parece manejado por poderes superiores a los políticos.

El ejemplo de Barack Obama puede servirnos de ilustración, nadie duda de su capacidad y de sus buenas intenciones pero la historia cuando aborde los mandatos del primer presidente de raza negra de Estados Unidos, hablará como un magnífico orador o que intentó cambiar de una manera moderada temas en los que el país cuenta con un gran déficit como son las políticas en cuanto a salud o en la política internacional, pero pese a algunos éxitos (ahí quedará el logro de retomar relaciones con la Cuba castrista) quedará un poso de decepción...

Nuestro país afronta estos meses con incertidumbre, parece que el ligero repunte de la economía puede suavizar la caída de los tradicionales partidos grandes, pese a esto, Ciudadanos y Podemos van a ser decisivos en más de un caso.

Las dos formaciones saben que las dificultades son muchas, de una manera y otra las "malas hierbas" se van a colar o incluso ya las tienen dentro.

Los ataques entre los dos partidos también se ven en estas últimas fechas con frecuencia, pese a todo los votantes de las dos partidos tienen algo en común, de verdad quieren que se limpie de escoria la política de nuestro país. Ellos puede que tengan fallos pero el viento fresco que han traído al panorama político es de agradecer.