La inesperada ascensión de Ciudadanos en las encuestas representa un balón de oxígeno para el PP. De forma muy resumida: Ciudadanos fue promovido por todo el entorno mediático e ideológico popular como marca blanca del PP en Cataluña y, después de alcanzar este objetivo, y de manera muy curiosa, ha conseguido convertirse en la marca blanca de Rajoy en España. El montaje de Ciudadanos ha sido un éxito que ha sobrepasado con creces sus objetivos iniciales. Por esta parte, sólo hay que felicitar a sus artífices, José María Aznar, Rajoy y Albert Rivera.


El primer objetivo de Ciudadanos era estrictamente catalán: minar las bases del electorado del PSC, que en buena parte eran mucho menos catalanistas que sus dirigentes. Se trataba de generar un partido inequívocamente españolista, que no estuviera manchado por el estigma de ser el PP, y que arañase votos a los feudos socialistas. El éxito de la operación es absoluto. A estas alturas, las encuestas dan al PSOE catalán más o menos los mismos votos que el PP. El "diferencial catalán" que ha contribuido decisivamente a que el PSOE ganara tantas elecciones españolas ante el PP ha sido anulado. Cataluña ya no es diferente: el PP y el PSOE tienen más o menos el mismo peso.


Este era el objetivo originario. Pero, por una curiosa carambola, el PP se ha visto beneficiado del invento también a nivel estatal. En este momento, Ciudadanos es una de las causas del colapso de #Podemos entre los partidarios de la "nueva política". Mucha gente que simpatizaba con Podemos puede pasarse a Ciudadanos porque los ve gente más formal, más seria, que lleva corbata y no es partidaria de experimentos extraños. Además, como en España no los conocen, hay gente que de buena fe puede tragarse esta fábula según la cual Ciudadanos es "socialdemócrata" ...

Gracias a todo ello, el PP, que hace seis meses era un partido muerto y enterrado en las encuestas, ha renacido. Ahora ya no se puede descartar que Mariano Rajoy repita como presidente tras las elecciones de noviembre, mediante un pacto con Ciudadanos. Albert Rivera no le pondrá ningún obstáculo: a Rajoy sólo tendrá que firmar un papel mojado en contra de la corrupción y listos. A gobernar con Rivera de "Ministro catalán". #Política Barcelona #Política Madrid