Existen muchos programas de entretenimiento que suponen pingües beneficios, aunque hay dos tipos que se llevan la palma. Uno, que es un formato arcaico que sorprendentemente sigue en todo lo alto con respecto a audiencia, hablamos de Sálvame, y el otro modelo es el del reality, actualmente tenemos como ejemplo Supervivientes.

El formato Sálvame, siendo un programa de cotilleo, va más allá, viéndose implicados los propios colaboradores en casi todas, por no decir la totalidad, las polémicas y noticias que se desgranan durante este espacio, con lo cual se retroalimenta, y todos los beneficios se quedan en casa, un negocio que cada vez más gente está viendo clara la pantomima.

El último esperpento del programa se produjo ayer, dónde se le dedicó muchísimo tiempo a hablar de una subjetiva y teñida de sensacionalismo barato, nos referimos a la entrevista que le hizo Kiko Hernández a Belén Esteban para la revista Qué Me Dices, medio de comunicación para el que trabaja el colaborador de Sálvame.

Empezó hablando que estaba dolida con dos de sus compañeros, Kiko Matamoros y Mila Ximénez. De uno comentó que estaba dolida porque le había dado mucha caña cuando estaba en GHVIP, pero lo gracioso es el tema de Mila. La ex de Santana comentó que no le gustaba la actitud de Belén en la casa, y la respuesta de la Esteban fue que esa persona que había visto en la casa no era ella. Vamos, harta de decir que ella se ha portado en la casa como es realmente, y ahora resulta que no, es una vergüenza que juegue con la gente que la sigue, personas entre las que no me incluyo.

Vídeos destacados del día

Con Jorge Javier Vázquez tuvo un tono extraño, reconoció que le dolió algunas cosas que dijo, pero que lo quería mucho y que así es la vida. Parece que sabe con quién no se puede meter, lo cual demuestra a las claras su cobardía. Al resto de colaboradores que defendieron su paso por Guadalix tuvo un enorme agradecimiento, sobre todo para las Campos, madre e hija, con lo que sigue demostrando su poca valentía, sabe lo que no se puede atacar.

A quién más ataco fueron a Karmele y a Lidia Lozano, que curioso, de las colaboradoras que se ríen casi todos los compañeros, las que menos credibilidad tienen y las que poseen menos seguidores en redes sociales o son menos activas. Vamos , el resumen de la entrevista de la Esteban a Kiko Hernández lo más destacable es la cobardía y el sensacionalismo de esta máquina engendrada para hacer dinero.