Hemos de reconocer que, salvo honrosas excepciones, no somos unos entusiastas del humor del siglo pasado. Basta volver a ver la obra de humoristas como Fernando Esteso, Andrés Pajares o Juanito Navarro, entre otros, para darse cuenta de que este humor raya lo obsceno y lo vulgar y, difícilmente, hubiera triunfado en pleno siglo XXI.

Una excepción, que confirma la regla, podría ser Martes y Trece, un dúo formado por Josema Yuste y Millán Salcedo, que hizo las delicias del público a finales del siglo pasado y cuyos sketches, sino fuera porque ironizan sobre personajes del pasado, todavía siguen haciendo reír a la población.

Sin embargo, también habría que admitir que alguna de sus actuaciones serían calificadas como políticamente incorrectas en los tiempos que corren.

Para muestra un botón, aunque memorable por su ejecución, sólo habría que echar un vistazo al mítico sketch de este dúo en el que Lauren Castigo (Josema) presenta al cantador Tony Sevilla (Millán) interpretando el tema "Mar y con de España". Sin duda, en estos tiempos y por su temática, este sketch, de haber visto la luz, habría acabado denunciado por multitud de asociaciones gays y feministas, en los tribunales de justicia y/o en el polígrafo de Sálvame Deluxe.

Y es que los tiempos han cambiado, y lo que antes nos hacía gracia, ahora nos causa indignación. En el vocabulario del humorista actual ya no caben ni expresiones ni ironías sobre el mundo gay, las personas de color, la etnia gitana, las labores domésticas de las mujeres o el mundo del circo.

Vídeos destacados del día

Palabras como "mar y con" y todas sus derivadas, enano, payaso, negrito, gitano y muchas otras con connotaciones machista, homófobas o racistas ya no pueden formar parte del repertorio de un buen humorista que se precie.

Sin embargo, la serie Anclados estrenada el pasado lunes en #Telecinco hace honor a su nombre y el humor que explota está anclado en el siglo pasado. Por ejemplo, ya sufre sobre sus carnes una denuncia del Consejo Estatal del Pueblo Gitano por explotar los estereotipos de esta etnia. Su personaje, "Raimundo Heredia, gitano" intenta hacer reír abundando en los rancios cánones atribuidos a los gitanos, como son las drogas, el trapicheo, la delincuencia y el lenguaje caló mal empleado.

Pero no es la raza gitana a la única que se alude con el propósito de hacer reír. Los orientales y los negros africanos también sirven de mofa en el nombre del humor. No nos podíamos creer, al ver un avance del segundo capítulo, cuando al desaparecer una corona de diamantes y tras rescatar una patera en medio del mar, Mariano (Joaquín Reyes) el subdirector del barco, decía a la policía "Obviamente, si ha desaparecido la corona han tenido que ser los negritos".

Algunos críticos de #Televisión ya han denunciado este humor añejo, y Jesús Travieso en una excelente crítica sobre la serie en 20 minutos le aconseja que se hunda y les agasaja con esta frase lapidaria "Los mismos chistes sobre gitanos, gordos y mujeres que hace 20 años".

La verdad, es que no llegamos a entender los datos de audiencia del pasado lunes (4 millones de espectadores y un 21,7% de share) y suponemos que se basan, únicamente, en la curiosidad del estreno. Seguramente, y sin querer ser agoreros, a Telecinco le ocurrirá lo mismo que con la serie "Aquí Paz y después Gloria", que tras triunfar en su estreno, tuvo que ser eliminada por falta de audiencia. #Series