3


El fotógrafo nacido en Ferrol, Galicia, tiene una extensa carrera como reportero gráfico de larga trayectoria, haciendo un maravilloso trabajo y no sólo en su profesión, sino en un tema social, utilizando la fotografía como un medio de comunicación, sencillo y a la vez explicito para mostrar por las terribles situaciones que pasan los que emigran a Europa poniendo en peligro sus vidas.

Tuve la suerte de conocerlo personalmente hace 10 años y desde ahí nos hemos mantenido en contacto por las redes sociales, yo sólo he estado apoyando, compartiendo y admirando cada uno de sus trabajos. En esa época recuerdo cuando entrevistó a una chica africana que vive en la misma ciudad donde yo resido, él con suma delicadeza logró que ella le contara todos los pormenores de cómo fue su salida desde Nigeria, todo lo que pasó en ese bote de madera lleno de hombres, las peleas, los terribles incidentes y como fueron abandonados en el desierto.

Ella junto a otros caminaron por días hasta que llegaron a una ciudad, allí estuvo años trabajando, hasta que pudo llegar a España.

Nosotros que la conocíamos de hacía tiempo nunca la habíamos oído hablar de todo el terror, la angustia y las situaciones al límite humano por qué pasó. Gabriel con mucho cariño le fue preguntando y ella hasta le agradeció poder sacar todos esos recuerdos fuera de su alma. No me olvidaré más de ese día. Ahí aprendimos que las mafias en los países africanos, se quedan con niñas a cambio de subir a algún familiar a los botes. Esas pateras son enviadas sin rumbo, por lo que es muy seguro, que un buen porcentaje se dirigen hacia el medio del océano y allí perecen sin remedio.

A las aldeas africanas, solo llega lo bueno de Europa, ven como por jugar con una pelota pueden tener millones de euros, pero no ven lo que sucede a sus compatriotas que quieren entrar ilegalmente, el problema terrorífico que hay en la valla de Melilla, la miseria de los barrios que hay en las afueras de las ciudades.

Vídeos destacados del día

No sólo de inmigrantes, la pobreza en general que abarca a demasiados españoles ya. La discriminación y la xenofobia. Como llama Gabriel Tizón a otra de sus muestras fotográficas: "Europa, realidad dun sono" que en estos días lo ha llevado por varias ciudades de Galicia.

Desde el mes de abril tiene una muestra de fotos en el Instituto Cervantes de Casablanca, Marruecos, llamada "Entre Nós", con imágenes tomadas en Galicia de tradiciones y gente que él ha registrado en los últimos 20 años, y que ha tenido muy buena acogida por los visitantes.

Sus fotos son impactantes, captan el momento, transmiten el sentimiento y con su permiso, he bajado 3 fotos para poner en este artículo que muestran como con éste granito de arena se puede lograr un efecto de despertar a la realidad.

En estos momentos se ha registrados más de 17 mil personas ahogadas en el Mediterráneo, que se sepa, cada una con su historia, con sus esperanzas, con sus expectativas y sus sacrificios para lograr una salida a la pobreza, sin embargo los gobiernos sólo miran como llenar sus bolsillos, la tarea que hace Gabriel Tizón, mostrando las fotografías en distintos países africanos, es la realidad a la que se deben enfrentar, sin oponerse a que decidan emigrar, pero que sus ojos vean que no es todo dinero, luces y alegría.