Las elecciones municipales y autonómicas han supuesto un cambio de tendencia, quizás no tan clara como algunos apuntaban pero desde luego que a nadie escapa que los tiempos están cambiando y o el "bipartidismo" cambia y al paso que vamos algún partido de los grandes corre el riesgo de pagar su inmovilismo.

Ada Colau y Manuela Carmena hace no muchos meses eran una activista y una jueza jubilada, ahora tienen todas las papeletas para comandar los destinos de millones de madrileños y barceloneses.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Podemos

Las grandes urbes suelen ser las más contestatarias cuando se hacen las cosas mal y tanto el Partido Popular como CiU han pagado una mala gestión y sobre todo un sentimiento de desprotección de ambos consistorios en cuanto a la política social.

En estos días estamos asistiendo a una guerra política y mediática en la que parece valer todo, el caso más espectacular se puede estar viendo en la capital del reino. Esperanza Aguirre parece que cada día se levanta con una idea, un día habla de Carmena y de "Ahora Madrid" como si fueran un peligro para la sociedad y animando a Psoe y Ciudadanos a unirse al Partido Popular para que no sea alcadesa la jueza, para al día siguiente hablar de una alcaldía construida en un pacto entre todos. ¿Qué pretende Aguirre? ¿Volvernos locos?

En Barcelona parece que Ada Colau tiene el panorama algo más despejado, o eso parece puesto que en el diario "La Vanguardia" se alude a la posibilidad de un pacto de CiU,ERC o PSOE para evitar que "Barcelona en Comú" llegue a la alcaldía, algo improbable.

Afortunadamente parece que esta vorágine acabará en unos días y lo más probable es que pese al juego de estrategia que es la política sean las dos nuevas regidoras de Madrid y Barcelona.

Vídeos destacados del día

Si esta posibilidad se materializa, ya sabemos que continuará la guerra de la información o desinformación mediática. La manipulación nos ataca constantemente y es complicado opinar muchas veces sin poder cometer un error.

Un ejemplo lo tuvimos ayer donde las declaraciones de Ada Colau diciendo que priorizará que haya becas de comedor para los niños a temas como por ejemplo el apoyo económico al circuito de Fórmula 1 de Montmeló que fueron utilizadas o modificadas al gusto del lector de ideología contraria. Colau dijo que no tiene nada contra la celebración pero que se dará prioridad a que primero las necesidades básicas de los ciudadanos barceloneses estén cubiertas.

Lo mismo podríamos decir del Congreso de Telefonía móvil del que no dijo estar en contra, sino que revisarán el acuerdo municipal y que intentará que los beneficios del mismo no solo se centren en esos días sino que se amplíen más sus efectos. Todo esto en otros medios se interpretó como "Ada Colau pone el peligro el Mobile Congress".

En Madrid el mismo alarmismo se ha desatado en las empresas que esperan como agua de mayo la llegada de la "Operación Chamartín" o la "Operación Campamento", esto añadido al ingrediente de unas declaraciones de Villar Mir alarmando sobre la llegada de Carmena y siendo generalizado por los medios cuando muchos otros empresarios no se han posicionado de manera tan temerosa.

¿Los ciudadanos tenemos derecho a estar informados o manipulados? el mejor consejo que se puede dar para evitarlo es leer unos cuantos periódicos a ser posible de diferente ideología y luego hacerse una opinión sobre el tema, sino corremos el riesgo de quedarnos en simplezas y opiniones que no hacen otra cosa sino tergiversar la realidad.