Desde que el 13 de marzo de 2013 fuera elegido sumo pontífice de la Iglesia Católica, el #Papa Francisco I no ha dejado de sorprender y alarmar con frases y opiniones que van desde lo coloquial a lo polémico.

Cuando esté domingo se refirió a la matanza de armenios a manos del imperio otomano durante la primera guerra mundial como “el primer genocidio del siglo XX” no hacía más que confirmar su estilo coloquial y espontáneo, pero no ajeno a los reproches.

No hay tema al que se resista

El pasado enero cuando le informaban durante su viaje a Sri Lanka y Filipinas del atentado en el semanario Charlie Hebdo, el Santo Padre pronunciaba la no menos polémica frase “no se puede provocar; no se puede insultar la fe de los demás. Hay un límite”.

En Julio del 2013, en el vuelo de regreso desde Brasil, declaraba ante los periodistas que estaban a bordo que se debía diferenciar entre la homosexualidad y hacer campaña de ello “… se debe distinguir entre el hecho de ser gay del hecho de hacer lobby”. Finalizaba subrayando que él no era quién para criticar a una persona gay de buena voluntad.

En estos dos años de pontificado sus afirmaciones han repercutido popularmente a su favor por eso el enfado de ciertos sectores políticos.  #Religión