Todos sabemos que el programa de Supervivientes lleva al límite a los concursantes, tanto física, como psicológicamente. Quizás en el grupo de los veteranos no estén sintiendo todavía estas consecuencias como si lo están notando los integrantes del equipo novato, debido a que su periplo transcurre todavía por la plácida isla privilegio.

Mientras, en cayo Paloma la dieta del coco y el arroz hervido al sol vivo está calando en los concursantes. El pique entre Labrador y Rubén cada vez es más evidente y tenso, y alguna de las chicas ya empiezan a notar ese cambio de humor debido a la falta de alimento, la más destacada en esa pérdida de papeles es la ex Gandía Shore Arantxa.

Es por eso que extraña las actitudes que ya están aconteciendo entre los integrantes del grupo de los veteranos en isla privilegio. Mientras Nacho y Fortu se afanan por intentar traer más comida para todos, bien sea pescando o confeccionando una red, la mayoría de las chicas intentan desacreditarlos cada vez que una cámara se pone en Rec dentro de la isla.

Parece que dos de los tres hombres de los veteranos, no cuentan con la aprobación de sus compañeras, que están empezando a hacer cábalas para que salgan nominados los dos, aunque tienen el punto de mira al auténtico objetivo, Nacho Vidal.

Cualquier estrategia es lícita en este programa, pero no deberíamos olvidar que este Reality se llama Supervivientes 2015, no Gh Vip, aquí debería primar más quien mejor sobreviva, aunque la convivencia sea también importante.

Vídeos destacados del día

Si desgranamos todo lo que nos está ofreciendo el concurso, lo cierto es que Fortu y Nacho están intentando sobrevivir de una manera muy digna, buscando alimento, incluso por la noche, mientras que la mayoría de las chicas no están haciendo nada más que hablar y dormir.

La voz cantante la lleva Chabelita, que se permitió el lujo de poner de acuerdo a todas las chicas de la isla para subir a la palestra a Nacho y Fortu en la última nominación, para que la audiencia decidiera entre uno de los dos, en vez de preocuparse por cocinar, pescar o buscar cocos, lejos de eso, parece tener clara la estrategia para llegar al final del concurso.