El caso del alumno que el pasado lunes mató a un profesor en Barcelona ha vuelto a poner en evidencia la agresividad con la que convivimos a diario.

En España han muerto 54 mujeres durante el 2014 a causa de la Violencia de género, cada una de ellas dejaba niños huérfanos. En los cuatro meses que transcurrieron del 2015, han fallecido 9 mujeres por el mismo motivo según los datos del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e igualdad.

Eva Mateos es Trabajadora Social, al ser consultada sobre la violencia generalizada que se ha instalado en nuestra rutina responde: “hay muchísima violencia en la sociedad actual manifestada de maneras distintas y, además, creo que se minimizan mucho las consecuencias que provocan en el otro. Tenemos unas leyes que no cubren las necesidades de “”castigo”” actuales, están obsoletas y no tienen en cuenta las modalidades nuevas de violencia que existen hoy en día. Esto hace que quede cojo el sentimiento de seguridad en la sociedad actual. Hoy resulta barato hacer mal a los demás”.

Mateos explica: “A veces justificamos los comportamientos delictivos o violentos de las personas, con la aparición de violencia en videojuegos o películas, en comics o incluso en la letra de muchas canciones. Lo cierto es que hay una mayor tolerancia a las imágenes agresivas pero no creo que se deba únicamente a la existencia de los mismos”.

Asegura que debería resultarnos preocupante el por qué un niño tiene comportamientos agresivos. “Una parte fundamental para la prevención es la Educación en valores en las edades más tempranas. Cuando hablo de educación no me refiero solo en el aula, sino en el propio núcleo familiar. Es, además, materia obligada en cualquier sociedad acabar con las ideas xenófobas, homofóbicas y machistas. Mucha violencia se genera, precisamente, por un sentimiento de superioridad sobre lo ajeno”.

En cuanto a revertir un comportamiento agresivo, Mateos no es tan optimista,“depende de muchos factores. Una agresión sexual hacia un menor, no creo en absoluto que pueda producir un cambio positivo. Un comportamiento xenófobo, con una buena intervención basada en la empatía, en valores, en vivencias positivas y consciencia grupal, pues quizás sí”.

Al consultarle sobre cómo se puede ayudar a un individuo violento contesta: “escuchar a las personas es fundamental. Si una persona sufre violencia es muy importante hacerla sentir que se le da credibilidad a lo que nos cuenta, escucharla y que vea que no está sola, que se le puede ayudar y que no es culpable de esa violencia que recibe. Acompañarla a los recursos existentes. Para las personas violentas, es importante mediar para que tomen conciencia de la necesidad de pedir ayuda y modificar esos comportamientos. Intentar que empaticen con sus víctimas”.

Según la legislación vigente en España, el alumno que ha matado a un profesor este lunes en Barcelona no sería responsable por este delito. La ley indica que las medidas a adoptarse en casos como éste tienen que orientarse al ámbito educativo y familiar "cuando el autor de los hechos sea menor de catorce años, no se le exigirá responsabilidad", señala la normativa actual. La edad penal en el país se establece a los 18 años, aunque a partir de los 14 se pueden exigir responsabilidades.