Este pasado viernes Mila Ximénez hacía su reaparición televisiva tras quince días de baja médica. El examen médico para asistir a la Isla de Supervivientes le detectó un mioma uterino de ocho centímetros del que tuvo que ser operada con cierta urgencia. Aunque este tumor es benigno, sus grandes dimensiones aconsejaron la extirpación de un ovario y una trompa de Falopio.

Antes de conocer la gravedad de la intervención, la colaboradora de Sálvame estaba decidida en irse a la isla de Honduras para participar es este "reality" playero; sin embargo, los consejos médicos han desaconsejado totalmente su participación.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Telecinco

Un sobreesfuerzo en la isla podría producir un agravamiento de su postoperatorio.

Visiblemente afectada, no sólo, aunque por supuesto también por su enfermedad, Mila anunciaba, ante Jorge Javier Vázquez en Sálvame Deluxe, que definitivamente no podía asistir al concurso.

Aunque Jorge Javier reconoció que la habían esperado hasta el final, este también reconocía que la salud era lo primero.

Sin embargo, la amargura de Mila, por no asistir a Supervivientes, estaba muy por encima de lo que puede suponer asistir a un concurso. Cuando Kiko Matamoros, muy sensatamente, le hizo saber que participar o no en un concurso televisivo es una "chorrada" comparado con el calvario que había pasado, entonces conocimos los verdaderos motivos de la amargura de Mila.

Sin tapujos, y con la voz quebrada, Mila Ximénez reconoció que había acabado tan "quemada" de la actuación de Belén Esteban en GH VIP, que el poder desaparecer de Sálvame diario durante tres meses eran para ella una liberación. Prefería irse a pasar calamidades a la isla de Supervivientes que aguantar a la Esteban en un plató de televisión.

Vídeos destacados del día

Para que luego diga la Princesa del pueblo que no sabe porqué la gente le tiene miedo. Las declaraciones de Mila dejan claro que compartir casa o programa con Belén Esteban debe de ser una "tortura" insufrible. Sin embargo, y viendo que al final no puede ir a la isla, Mila ha preferido poner paz para evitar males mayores.

Por lo tanto, al final de la entrevista se mostró pacificadora y declaró que había perdonado a Belén y que estaba deseando encontrarse con ella para darle un abrazo. De no querer saber nada de ella, a darle un abrazo, un cambio tan brusco que no extrañaría nada que fuera un armisticio orquestado por Telecinco para evitar un enfrentamiento desagradable y desafortunado en uno de sus platós.

En todo caso, aún estamos esperando el reencuentro de estas dos divas de la farándula en Sálvame y ver si las relaciones han vuelto a la normalidad y las palabras de Mila son sinceras o, si por el contrario, todavía quedan huellas sin curar del paso de Belén Esteban por GH VIP.