El que os escribe estas líneas se siente desanimado, en ocasiones, debido a las tremendas injusticias que se producen, no solo en nuestro país, sino fuera de él, y a veces se nos nubla la perspectiva con ciertos animales mediáticos, siempre está bien, de vez en cuando, observar la cruda realidad para darse cuenta de lo que realmente es y la apariencia de lo que nos quieren vender, de darnos cuenta, que la vida no es un reality.

Hace muy poco hemos tenido conocimiento que una verdadera madre coraje ha sido puesta en #Libertad con cargos, la famosa abogada valenciana Maria José Carrascosa, hecho que me llena de júbilo. Claro está, este caso ha tenido menos audiencia y seguimiento que la entrevista mísera que dio Belén Esteban el pasado viernes en Sálvame Deluxe.

Esta mujer huyó de Estados Unidos, donde estaba casada, con su hija. Su marido la maltrataba y, según Carrascosa, la estaba envenenando poco a poco para quedarse con su patrimonio. Estando ya en Valencia, un juez le concedió la custodia de la pequeña a María José y le retiró el pasaporte para evitar que saliera de nuestro país. La sorpresa fue que el ex marido de ésta denunció a la valenciana por secuestro de una menor, por lo cual tuvo que personarse en Nueva Jersey. De ahí sufrió un juicio totalmente desfavorable y la condenaron a 14 años de prisión.

Fuera del debate de que justicia puede más, si la española o la norteamericana, que creo que ha quedado patente quién lleva la voz cantante, es una auténtica heroína. Se marchó con su hija por su bienestar e intentando alejarla de la persona que les estaba haciendo tanto daño, y eso, paradójicamente, le costó el encierro. Me podrá usted entender, señora Belén Esteban, que me importa un auténtico carayo, emulando al Sr. Fraga, si usted le hace el pollo a su hija, o repite su nombre veinte mil veces en un plató o en un reality, no lo hace ser mejor madre, ni mucho menos.

Quizás tendría que mirarse en el espejo de esa mujer señora Esteban, alguien que de verdad ha dado literalmente su vida, ha estado presa 9 años por el bien de su hija, paseándose por varias cárceles americanas, mientras usted se pasea de plató en plató despotricando de sus distintas parejas, vendiendo su podrida vida y amparándose en su hija para ser mejor persona.

María José Carrascosa es la reina del pueblo, con su ejemplo, su tesón y coraje, privada de libertad durante casi una década. Usted el hazmerreir de todos los que tenemos descendencia, conscientes del esfuerzo que supone sacar a una familia adelante. Eso es ejemplo, y no donar un 1o 2 % de lo que gane en todo el año, que encima le desgrava. Solo lo hace para expiar sus pecados y que no le resuene en la conciencia lo que de verdad significa ser madre, esas auténticas madres que muchas veces valen más por sus silencios que por sus gritos malintencionados. Yo soy María José Carrascosa, ¿ y tú? #Estados Unidos #Violencia de género