Los periódicos digitales norteamericanos, no dejan de hablar sobre este tema y es que es difícil de entender, hasta que con un ejemplo he descubierto la razón.

Supongamos que se celebra una boda gay, van a una empresa para encargar la tarta, pero éstos se niegan a participar de una unión homosexual y los dejan sin la tarta. El problema surge inmediatamente, pero los novios quedan desamparados. ¿Por qué? Simplemente porque la empresa dice que niegan sus servicios a un grupo de personas que son de religión, supongamos hindú. La ley los ampara. Aunque sus motivos fueron otros desde el principio.

Los activistas homosexuales, y Human Rights Compaign que es una de las más potentes organizaciones mundiales sobre los derechos humanos, han dicho que la ley está discriminando a las minorías y en concreto a las personas con diferente orientación sexual.

El presidente de ésta organización dijo a la prensa que en Indiana todos merecen un trato justo y equitativo sin importar a quien ames.

El gobernador Mike Pence de Indiana, fue consultado varias veces en un programa de televisión y no aclaró nada, porque se enfrascó en decir que esa no es la intensión de la ley ni el diseño, y que piensa clarificar todo esto próximamente, e impedir que la norma se utilice para defensa ante acusaciones de discriminación en la negación de servicios por la orientación sexual.

¿Por qué la esta ley, que en realidad está en 31 estados, es diferente en Indiana? Porque es la primera que involucra a las empresas. Los negocios pueden utilizaran ese derecho a objeción por motivos religiosos cuando en realidad es por motivos homofóbicos, pero también se me ocurre en caso de inmigrantes, xenofobia, racismo, o cualquier otra fobia que se nos ocurra.

Vídeos destacados del día

Muchas son las empresas que han salido a decir que la ley de libertad religiosa de Indiana es "discriminatoria", así lo dijo el CEO de Nike, Mark Parker, diciendo que las leyes deben tratar a las personas con igualdad y prevenir la discriminación, Nike ha liderado esfuerzos junto a otras marcas para derrotar a las leyes discriminatorias en Oregon y " nos oponemos a la ley de Indiana que es muy mala para nuestros empleados, para nuestros consumidores y mala para la sociedad en su conjunto" declaró.

Tim Cook el CEO de Apple, también dijo éste martes que se une a las declaraciones de Mark Parker sobre la ley de Indiana. Otras figuras importantes que están en contra son la ex secretaria Hillary Clinton o Jeremy Stoppelman de la compañía Yelp y se han sumado varios actores y personalidades gubernamentales.