La publicación del primer libro de Jesús Cintora, “La hora de la verdad”, estaba siendo esperada como agua de mayo por muchos de sus incondicionales seguidores. A excepción de a Mariano Rajoy, que ya se sabe que sólo se podría entrevistar a través de un plasma, el periodista entrevista a casi todos los demás líderes políticos de este país, entre ellos (y por orden alfabético por eso de las sensibilidades) Alberto Garzón, Pablo Iglesias, Albert Rivera y Pedro Sánchez.

Además, también se pueden encontrar en este libro entrevistas a reputados y consumados periodistas como Ignacio Escolar, Iñaki Gabilondo o Pedro J. Ramírez.

La idea es, a través de sus páginas, analizar la realidad de España y según manifiesta en una entrevista a “El Mundo” "La idea ha sido contar realidades que algunos tratan de ocultar o pintar de color de rosa".

Tras el despido fulminante, por parte de Mediaset, y en el que podía vislumbrarse la idea de que la cadena estaba buscando profesionales que tratasen los temas con una mayor objetividad, Jesús ha defendido su forma de hacer periodismo y se ha postulado por que los periodistas tienen que tener su propio criterio.

Desconocemos si Mediaset, a la hora de decir que los profesionales de su cadena debían de tener objetividad, también incluían a Kiko Hernández, Jorge Javier Vázquez o Jordi González en su defensa a ultranza de Belén Esteban durante el pasado Gran Hermano VIP o a la propia Belén Esteban e Ylenia Padilla y su “formación” periodística.

Vídeos destacados del día

Aunque repescado por Mediaset para presentar el programa “En la caja”, que se emitirá en Cuatro, el periodista reconoce que ha tenido contactos con la competencia y, en concreto, con A3media y no se rasga la vestiduras al reconocer que él habla con todo el mundo. Sin embargo, no es de extrañar que sea Mediaset la que quiera explotar el tirón mediático que ella misma propició al destituir de forma fulminante e injustificada al periodista.

Jesús también se moja cuando le preguntan sobre la manipulación política de los medios de comunicación y reconoce abiertamente, en la mencionada entrevista, que “es evidente que hay llamadas de los poderes políticos y económicos. Hay una intromisión del poder político en los medios” e ironiza sobre el “oportuno” concurso de canales de TDT, justamente en época electoral.

Sí señor, un periodista honesto y, por lo tanto, incomodo que Mediaset ha decidido situarlo en un programa con menos transcendencia mediática que “Las Mañanas de Cuatro”; sin embargo, habría que preguntarse si ha hecho bien Jesús en seguir en una cadena donde los referentes del periodismo son unos cuantos pseudo periodistas del chismorreo o unos colaboradores de programas, como Sálvame, que el único título que tienen es, por ejemplo, el autoproclamado de “Princesa del pueblo”.