En la entrevista al presidente boliviano Evo Morales [VIDEO] cuando viajaba a la ciudad de Cochabamba, para inauguraciones y reunirse con antiguos camaradas del sindicato que él dirigió, Évole dejó que él hablara y así juzgamos por nosotros mismos si es populista o gobernante de verdad cercano al pueblo.

Un momento impactante del programa fue la inauguración del polideportivo en un pueblo sin alcantarillas ni calles asfaltadas, pero que según el presidente, la gente local pidió el polideportivo por encima de todo. Aquí dudamos si es como cuando Franco apoyaba el fútbol por que según él pedía la gente, o por que los bolivianos lo prefieren en vez de "lujos" como alcantarillas y asfalto.

Es como las tribus indígenas que prefieren seguir con sus tradiciones en vez de las "importadas" de Occidente.

No entraré en la inauguración, convertida, al menos a ojos de nosotros, en una especie de culto a la personalidad, con glorificación de Evo, no sólo por niños leyendo poesías sino con el partidillo de fútbol sala con el presidente llevando el dorsal 10 (el de Maradona y Messi). Yo supongo que también es costumbre de allí, el respeto al jefe, y más a quien es como ellos, indígena, el primer presidente indígena de Bolivia (en casi 200 años, el país sólo ha tenido presidentes blancos).

Otro momento impactante era verle salir de un coche sin escolta, como una persona normal, al contrario del ejército de guardaespaldas de otros colegas, y luego va a otro lugar de la ciudad (Évole era testigo) en ese mismo coche, escuchando música como muchos conductores.

Vídeos destacados del día

Y dice Morales que el pueblo le protege, le respeta tanto que no atentaría contra él. Le felicito, pocos colegas pueden presumir de algo parecido.

Después de haber visto las otras entrevistas de Évole a José Mújica (Uruguay) y Rafael Correa (Ecuador), cada uno con su estilo, ves otra manera de gobernar, o de gente con estilos diferentes, nada que ver con la pomposidad de los presidentes europeos o de EE.UU., o incluso los gobernantes de Japón o China. Son estilos austeros y distintos que nos hacen reflexionar. Eso sí, Évole acertó entonces y acierta ahora al entrevistar a gente de la calle en cada país, unos partidarios del presidente y otros no, que muestran sus grandezas y miserias como gobernantes.

Quiero decir que al decirle Évole a Morales que en Europa se le ve como un populista, él no entendía el sentido exacto del término. Quizá es, como dije antes, una diferencia cultural. Allí en Latinoamérica tienen otra manera de ver el poder, si éste es o no cercano al pueblo. Eso no quita que me parezca que Evo se equivocó al decirle a Évole "cámbiate tu chip de mentalidad colonialista". Jordi no tiene esa mentalidad, en Europa también sabemos ver las cosas de otra manera.

Por ejemplo, sabemos diferenciar entre vida privada y pública, no condenamos a un gobernante por engañar a su mujer, como se hace en EE.UU.; en Francia saben diferenciar en eso para decidir quién es buen gobernante. Miren si no a Hollande, que fue perdonado por su pueblo por ya saben qué. Hay buenos maridos y malos gobernantes, o al revés.

También acertada la intervención del periodista boliviano, que lo mismo puede apoyar a su presidente, como criticarle si hace algo mal, si se vuelve autoritario, cosa que seguramente le diría a la cara si lo percibiera (como hizo Évole en la entrevista). También es otra manera de ver la diferencia cultural y de criterios. Aquí se ven periodistas que si apoyan a un político, se vuelven sus adoradores.