EL PODER DE LA SONRISA EN LA MARCA PERSONAL

Decía el escritor Orison Swett que “la sonrisa es una verdadera fuerza vital. La única capaz de mover lo incomovible”. Y es que todos deberíamos de tomar conciencia de los beneficios que tiene el sonreír si queremos hacer sentir bien a los demás.

No olvidemos que la percepción que los otros tienen sobre nosotros, depende siempre de cómo les hagamos sentir cuando nos comunicamos con ellos.

Es interesante saber que hasta los chimpancés usan la sonrisa voluntaria para desviar el comportamiento hostil del jefe dominante y para hacerse amigos de otros monos o humanos.

Beneficios físicos y sociales de la sonrisa.

Cuando sonreímos se reducen las hormonas del estrés y aumentamos las hormonas que contribuyen a aumentar nuestro ánimo y nuestra sensación de placer. Además, como la sonrisa siempre es contagiosa, estaremos logrando provocar la misma reacción física en las personas a las que sonreímos.

Por último la ciencia ha demostrado que las personas que sonríen más veces al día llegan a tener relaciones sociales y personales más felices y duraderas.

Cómo influye en los otros tu sonrisa

Sin duda la sonrisa es una de las herramientas más poderosas que existen en el proceso de la comunicación humana.

Si ejerces un puesto de mucha responsabilidad sonríe con más fuerza aún; la sonrisa nos hace parecer más competentes y seguros. A todos nos gusta trabajar con gente feliz. Tu sonrisa logrará causar la admiración de todos. Sin duda el que otros te admiren es mucho más eficaz que el que te teman. Ponlo en práctica y verás como es verdad.

Cómo crear el hábito de sonreír.

Simplemente sonríe. Sonríe a tu vecino por la mañana, sonríe al taxista, sonríe al camarero que sirve tu mesa, sonríe a tus subordinados, sonríe a tus superiores.

Está demostrado que cuanto más grande y frecuente sea nuestra sonrisa, mayores y mejores serán los cambios que iremos experimentando en nuestra vida

La técnica SBGAM

Algunos expertos en Recursos Humanos utilizan la técnica SBGAM para la contratación de su personal. Esta técnica es tan sencilla como comprobar que el candidato cumple con estos 5 básicos:

Por supuesto que la primera letra de esta sigla se corresponde a: ¿Sonríen?. Sin duda que el resto de letras también pertenecen a palabras clave para la contratación de cualquier persona. B: ¿Han dado los Buenos días?. G: ¿Han dado las Gracias?. A: ¿Han dicho Adiós?. M: ¿Han sido capaces de mantener firme la Mirada?.

“Primero compruebo que sepa sonreír”

Francisco Belil, actual vicepresidente de la Fundación CEDE (Confederación Española de Ejecutivos y Directivos) relató en una ocasión la respuesta que recibió del dueño de un establecimiento de comidas cuando le preguntó sobre cuál era el secreto para que todo el equipo de profesionales que se dedicaban a trabajar en ese establecimiento al que acudía con frecuencia lo hicieran de una forma tan exquisita. La respuesta a la pregunta fue clara; el gerente del restaurante contestó que lo primero que hacía era asegurarse de que las personas que contrataba supieran sonreír. Después ya les enseñaba él a servir mesas.

Esta anécdota nos devuelve a esa fórmula en la que se plantea el hecho de que la actitud es muchas veces más importante que las habilidades que poseemos. Sonreír es una actitud tan positiva que sin duda está por encima de muchas de nuestras habilidades y competencias.

3 tipos de sonrisas

Existen tres tipos de sonrisa; la sonrisa social, la sonrisa íntima y ahora ya, no lo podemos negar, existe la sonrisa para selfies.

Todas ellas pueden ser auténticas o puedes ser sonrisas de “postureo”.

La única diferencia que existen entre ellas es que la sonrisa verdadera siempre está vinculada a nuestra pasión. Las falsas sonrisas no sirven absolutamente para nada. Todos somos expertos en Comunicación no verbal y todos somos capaces de diferenciar una sonrisa verdadera de otra falsa.

Huye de las falsas sonrisas; aprende a sonreír de verdad #Trabajo