Circula por Twitter la foto de Esperanza Aguirre abrazando a una señora mayor y de color, con lo que está mintiendo doblemente, pues a los inmigrantes fueron a los primero que le quitaron la atención sanitaria, derecho universal como dicen en España, pero que el #Gobierno del PP, excluyó, y no solo a los extranjeros sino que también a los propios españoles que sean parados de larga duración.

Sin tener ningún tipo de sentimientos con un pueblo que se van sumiendo cada vez en la pobreza, a nosotros son a los primeros que nos recortan derechos porque es más sencillo que a sus amigos de las altas esferas. Mientras siguen haciendo negocios con las farmacéuticas, con los hospitales privados, con las clínicas privadas, que hacen los exámenes más caros en los hospitales públicos, como se supo hace unos días.

El robo de los laboratorios farmacéuticos, lo que están pasando los enfermos de hepatitis con esa medicación que sale más que comprar un chalet. Todas son incoherencias que se van sumando, una tras otra sin que el pueblo se entere de nada, porque solo están mirando si estornuda Belén Esteban.

El problema que existe con la ley de Dependencia es abrumador, ya que están haciendo constantemente ajustes, como si nuestros enfermos se curaran cada 6 meses, aburren hasta el hastío tener que llevar al enfermo, o los informes, o las facturas en que gastamos la exigua ayuda que nos dan por cuidar de nuestros enfermos en casa, sin poder hacer otra cosa que eso. Primero porque no hay un mísero trabajo y segundo porque así sea para trabajar 2 horas en una tienda, te quitan al instante la ley de dependencia.

Vídeos destacados del día

Lo peor de todo es que según en qué Comunidad Autónoma vivas, cobrarás diferente, como si esto fueran países distantes unos de otros.

El gobierno ahora saca la propaganda de que los inmigrantes podrán acceder a la atención primaria, pero no tendrán tarjeta, y como ha sucedido siempre, nadie sabrá nada de nada, porque no han informado nada más. Los periódicos que estuve leyendo solo dicen que eso, Efe anunció por una entrevista al ministro de Sanidad: Alonso, que dijo que lo hacía para no saturar las urgencias ahora se podrá acceder a la atención primaria. Hasta ahora solo podían acceder embarazadas y menores a las urgencias. Se supone que hay alrededor de 800 mil personas en situación irregular, a las que no se les podrá prescribir medicamentos, ni pruebas hospitalarias.

Alonso es participe de que las personas paguen por sus medicamentos, porque dice que el gasto en medicamento es desmesurado y que hay que seguir exigiendo control en este aspecto.

Todo esto es ridículo, sabemos muy bien el trasfondo, somos personas inteligentes, y no nos van a comprar porque hayan dado un paso atrás, porque este paso nunca lo hubieran dado si no se hubieran puesto en la tesitura de dejar fuera a tanta gente de la sanidad, que es una necesidad primordial en todos escalafones de la sociedad.

Si el gobierno tiene miedo que vengan de otros países a usufructuar la medicina española sin pagar un céntimo, los controles tienen que estar en otro lado. Nunca en negar la atención a personas inocentes de todas esas tramas.

Hay una viñeta hoy que resume esto. Un político dice "les daremos una tarjeta provisional para que puedan ser atendidos por los médicos de cabecera", y el inmigrante le pregunta, ¿provisional, hasta que nos den la Tarjeta Sanitaria?, a lo que el político responde, no, provisional hasta que pasen las elecciones.

Así de simple es esto, y lo sabemos antes de que se pongan a dar muestras de que quieren hacer algo positivo. ¿Por qué dan marcha atrás, a cosas que hace poco ellos mismos lo pensaron, lo propusieron, lo votaron, y lo ejecutaron?