#Juego de Tronos es la serie más popular del momento, millones de seguidores esperaban ansiosos ayer el arranque de la quinta temporada, que era emitido para todo el mundo, en España lo hizo en versión original subtitulada en Canal Plus a las 3 de la madrugada. Lo cierto es que pese al cuidado de la productora cuatro episodios fueron colgados de modo traicionero para que pudieran ser descargados en las redes p2p.

Quizás el capítulo no hizo llegar al climax a los espectadores, pues los hacedores de la serie decidieron plantearlo a modo de repaso y no es de extrañar ya que la cantidad de personajes principales de la serie hace fácil perderse al que sea un poco despistado, el capítulo se titula "The Wars to Come" (las guerras que vendrán).

Es extraño el fenómeno Juego de Tronos, una serie de unos libros en un principio destinados a un público minoritario, al que muchas veces de modo un poco despectivo se califica de freak, alcanza una magnitud y audiencia inusitadas, la serie gusta desde a políticos como Pablo Iglesias, hasta adolescentes de instituto, pasando por amas de casa y particularmente esta quinta temporada centrándonos mucho en los sevillanos que han vivido el rodaje de la serie que creo unos 4000 puestos de trabajo.

David Benioff y D. B. Weiss, son los responsables de adaptar a la pantalla la historia de George R. Martin, la reina Daenerys Targarien, mejor dicho la actriz que le da vida Emila Clarke dice al periódico El País "Es una historia de poder. Las similitudes con el mundo de la política son obvias".

Vídeos destacados del día

Pero en realidad es mucho más que eso, un omnipotente George R. R. Martin decide sobre la suerte de los personajes, como si de la propia vida se tratase, no importa su calidad moral, o si desempeñan un papel fundamental, nunca sabemos cuál va a ser el siguiente en morir.

Por otro lado, el juego que se produce con los espectadores es muy importante, siempre vemos más allá de lo que lo hacen los protagonistas, nosotros somos conscientes de los peligros reales que los propios protagonistas han convertido en meros mitos, pero aún así los protagonistas y los giros de la trama logran sorprendernos.

Creo que el encanto de Juego de Tronos reside en ser un mundo fantástico, ambientado en un tiempo medieval muy alejado de nuestro mundo y nuestro tiempo y sin embargo con una resonancia y un eco tan actual que nos hace sentir que en cierto modo pertenecemos a él. #Series