Tras el descanso de las vacaciones de Semana Santa, los trabajadores retoman sus compromisos profesionales. La felicidad en el trabajo aporta calidad de vida a nivel personal. ¿Cómo alimentar la motivación en el trabajo durante la primavera?

Para entrenar el pensamiento positivo en horario de oficina, puedes realizar el ejercicio de coaching de elaborar una lista con diez aspectos que te gustan de tu rutina laboral. Enumerar esta lista de aspectos positivos puede ser de ayuda para entrenar la gratitud y no la queja.

El cumplimiento de nuevos objetivos es importante para alimentar la motivación en la oficina. Puedes entrenar el hábito de definir cada lunes, cuáles serán tus metas de la semana. Del mismo modo, puedes hacer balance de los objetivos alcanzados al final de la semana.

La formación constante es una herramienta de ayuda para mejorar la motivación profesional en el trabajo gracias a la adquisición de nuevos conocimientos que permiten obtener nuevas competencias profesionales. Antes de realizar un curso de formación puedes analizar qué área del currículum te gustaría perfeccionar.

Establecer unos plazos concretos en la realización de las tareas potencia la gestión eficaz del tiempo. Establece un diálogo interior positivo a través de frases de motivación que te ayuden a valorar tu esfuerzo: "He hecho un buen trabajo", "gracias a esta experiencia podré seguir aprendiendo", "me siento preparado para cumplir este objetivo"... Son ejemplos de frases de motivación que pueden aplicarse en situaciones laborales que suponen un reto personal.

Es importante desconectar de verdad del trabajo durante el tiempo de ocio apagando el teléfono móvil. El descanso para prevenir el cansancio físico y emocional es esencial para reforzar la motivación en el trabajo porque una de las principales causas de desmotivación es el estrés y el cansancio.

Reforzar el espíritu de equipo en el trabajo también es esencial para alimentar la motivación en la oficina porque las relaciones personales alimentan la autoestima.