Que Internet se ha vuelto una fuente de ingresos para muchas personas es un hecho indiscutible. En los últimos años multitud de personas explotan su propia imagen para generar ROI y feedback haciendo que se traduzcan en ingresos. Es lo que hacen muchos blogueros, youtubers, o aquellos que las marcas denominan como influencers.

Muchos internautas se han dado cuenta de que ellos mismos pueden ser la marca. Hay cierto tipo de usuario que colecciona cientos y miles de seguidores a través de las #Redes Sociales simplemente porque ellos mismos son un foco de interés para otros usuarios. Son mirados como ejemplo y buscan en ellos la respuestas para ciertas cuestiones cotidianas.

¿Qué come ella para estar así de guapa? ¿Dónde ha comprado esos zapatos? ¿Qué se va a llevar esta temporada? ¿Qué ejercicios musculares hace este chico que le dan resultado? o ¿qué actividad de ocio es la idónea para este fin de semana? Son las cuestiones más triviales que motivan a los internautas a seguir a esos usuarios. Esto es precisamente lo que provoca que los influencers alimenten sus perfiles con tuits informativos acerca de sus actividades, qué comen, dónde compran y que productos usan.

Para empezar, como en cualquier estrategia, hemos de definir nuestro objetivo. A quién nos queremos dirigir y ser conscientes del tipo de público al que queremos enganchar. Debemos ser sinceros y realistas con nosotros mismos. Por ejemplo, por mucho que te apasionen los perfiles fitness, si eres una persona poco deportista y no llevas una alimentación saludable no deberías pretender convertirte en un influencer de este sector.  

Convertirse en una persona popular en redes sociales no es fácil y requiere de paciencia.

Vídeos destacados del día

La principal tarea es generar contenido de calidad. Coherencia y conocimiento sobre aquello de lo que escribes. Hablar con criterio. Estas claves te irán posicionando poco a poco como referente e irás captando seguidores interesados en tu contenido. No sin mi smarthpone. Otro requisito indispensable para gestionar tu imagen de marca en Internet es conocer muy bien las redes sociales. Y para conocerlas bien, debemos usarlas. Así que un móvil de última generación con acceso a Internet y con ciertas aplicaciones instaladas es una de las herramientas que no pueden faltar.  

Monitorización de contenidos y analisis de estadísticas. Esta es otra estrategia que todo community manager debe tener en cuenta. Es importante conocer las horas de mayor feedback y explotarlas al máximo para ser lo más efectivos posible. Programar publicaciones en un momento dado, medir la audiencia de ciertas cuentas o contenidos, conocer de qué se habla en Internet y qué capta la atención de tu público para generar un contenido adaptado a sus intereses.

Algunas herramientas son Google Alerts, GoogleTrends, TweeterSearch, Twittercounter, Twiutonomy,...  

Y finalmente, amortizar tus perfiles. Una vez ya tienes un público afianzado es cuando puedes pensar en aprovechar todo este trabajo para que de sus frutos. Si has aportado información de calidad y has sido útil para tus lectores, ellos te apoyarán en tus proyectos profesionales. Ya seas cantante, escritor, personal shopper, entrenador personal, youtuber, organizador de eventos... es hora de hacer valer tu marca personal. Suerte en tu aventura.