Si bien, debido a varias causas ocasionales, el #Paro en toda España continúa a la baja, reduciéndose de acuerdo a las cifras oficiales en 60.214 personas menos que buscan trabajo, se estima que más de 2 millones de españoles y españolas ya han quedado excluidos del sistema de prestaciones, siendo los parados de larga duración y mayores de 40 años los ciudadanos más afectados.

Se trata de un 55,72% de los trabajadores censados por el Instituto de Empleo quienes prescindirían de contar con ayuda alguna del estado para continuar en la búsqueda de empleo, pagar hipotecas o los alquileres de sus viviendas, o simplemente vestirse y comer.

En estos casos, más grave aún que el alto porcentaje que existe en España de desempleo juvenil porque las personas jóvenes todavía tienen en sus manos la posibilidad de viajar, emigrar y buscar nuevas oportunidades y labrarse un futuro- cosa que miles de jóvenes españoles ya han hecho y siguen haciendo-, mientras que a las personas a las que nos estamos refiriendo, de edad más avanzada y en la mayoría de los casos con familias constituidas e hijos menores que mantener, la emigración laboral les resulta mucho más difícil cuando no imposible.

A juzgar por las cifras, las peores desde el mes de octubre de 2001, podemos concluir que se trata de una franja de la población que no solo ha quedada excluida del "mercado laboral", sino que también lo ha sido del sistema de protección y ayuda estatal, el cual , al menos desde la gobernanza del Partido Popular ha ido ajustándose, aminorándose, en lo que a políticas sociales se refiere, y cada vez más otras instituciones ciudadanas, como por ejemplo Cáritas y otras organizaciones de ayuda humanitaria se están haciendo cargo de los excluidos sociales, y familias marginadas no ya en "riesgo de exclusión social", sino finalmente excluidas.

Vídeos destacados del día

En un año electoral el partido gobernante, con Mariano Rajoy a la cabeza tratan de maquillar la situación, continúan hablando de que en España "la crisis se ha superado", al menos en cifras macroeconómicas, como si la gente excluida por la brutal crisis económica que asoló y todavía se siente en europa, más los ajustes de las políticas neoliberales que con la excusa de salvar a los países de la crisis no hicieron otra cosa más que salvar a los bancos y endeudar a los estados de una manera vergonzosa con la consecuente falta de soberanía política y popular que dichas políticas suponen.

Por otra parte, a los datos positivos que, con respecto al descenso de las cifras del paro y al aumento de los afiliados a la Seguridad Social ( 160.579 altas más en el mes de Marzo), los sindicatos y los partidos de la oposición siguen reprochándole al gobierno la temporalidad de los contratos, la facilidad con la que se ejecutan los despidos, casi del todo gratis para los empleadores y sin garantías ni beneficio alguno para los trabajadores, los bajos salarios y la necesidad de volver a promover el empleo estatal.