El presidente se engaña a si mismo y a sus simpatizantes, que cada vez son menos, para el resto de la gente y para el resto del mundo, vemos como es la realidad de lo que sucede aqui.

Un artículo de Kelly Phillips Erb, especialista Forbes, revista especializada en el mundo de los negocios y las finanzas y que es un referente mundial, se mofó del impuesto al sol que el Gobierno ha impuesto en estos últimos tiempos, la periodista deja muy en claro que España es uno de los países que tiene más horas de sol de todo el mundo. Este fue uno de los motivos por los que se había impulsado la energía solar y que incluso es uno de los pioneros en capacidad fotovoltaica.

Sin embargo a pesar que de que ha incentivado durante años el uso de paneles solares, e incluso subvencionarlos, ahora parece que el gobierno quiere sacar un impuesto de esto. En su artículo puso escenificando un poco al gobierno: "se quedaron sin ideas, y mirando al cielo dijeron ¡ya lo tengo! Pongamos un impuesto al sol".

A pesar de su forma de decir las cosas, debemos agradecerle que también en su artículo exponga la acusación a Soria por favorecer a las empresas eléctricas con esta irrisoria medida, asustando y haciendo que el autoconsumo por los ciudadanos sea imposible.

Por otros lados del planeta, el periódico The Guardian, mandó a su periodista Giles Tremlett a Valencia para entrevistar a la gente de Podemos, y aprovechó el viaje para entrevistar a varias personas sobre la situación en esa ciudad y alrededores.

Vídeos destacados del día

Lo que escribió luego en su artículo fue que Valencia es la capital de la corrupción política de España. Hay que tener en cuenta que este periódico británico, tiene 80 millones de lectores, y las menciones que hizo sobre los excesos, escándalos, robos y demás , han dejado muy mal parada a toda España. También Le Figaró, ha hecho informes de la corrupción de los bancos de Madrid. No sólo hay problemas en Valencia, aquí nadie se salva.

Muchas son las cadenas de televisión, que han mostrado los problemas que existen en la comunidad valenciana, que desde 1995 viene bajo el mando del Partido Popular, y que solo por el caso Gurtel tiene el 80% de los dirigentes imputados, pero lo que más indigna es que todavía la mayoría siguen ¿trabajando? y cobrando de las arcas públicas todos los meses.

Hace unos meses y a raíz del desahucio que sufrió una familia, en el Washington Post, se publicó la foto de una de las niñas sentada en una silla de comedor, pero en plena calle, y el titular decía que la policía española había desalojado por la fuerza a una madre con dos niñas menores.

Ese es el mensaje que damos al exterior. Lo peor: es la realidad. No nos gusta, por supuesto que no, pero menos nos debe gustar si seguimos sentados en nuestra zona de confort sin actuar de alguna manera. Tenemos el voto, nuestra primera arma para que todo esto cambie.