José Manuel García Margallo, Ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación del Gobierno de España nos dejó esta información en el Foro Red de Casas, celebrado este lunes en la Casa América de Madrid, "ahora conseguir las extradiciones está más difícil que antes de las declaraciones del ex presidente" y es que José Luis Rodríguez Zapatero y el ex ministro Miguel Ángel Moratinos se citaron días atrás con Raúl Castro, hermano menor de Fidel y actual dictador cubano y mantuvieron una conversación, la que según Margallo fue un "ejercicio de extrema deslealtad y de extrema inoportunidad".

"Tener esta entrevista sin la información del Gobierno es de enorme imprudencia, contraproducente, y exactamente lo contrario a lo que estábamos negociando para conseguir esas extradiciones", recalcó, y es que la encargada de esto era Roberta Jacobson negociadora estadounidense y delegada personal de Barack Obama para la reanudación de relaciones diplomáticas.

Las declaraciones del ex presidente instaban a borrar a Cuba de la lista de países colaboradores con organizaciones terroristas y justo al día siguiente Jacobson se reunía con quien llaman "el hombre fuerte del régimen" y llevaba en su agenda el reclamo por parte de España de un grupo de etarras pendientes de ser atrapados por la justicia, lo que se vio frustrado por la anterior visita de Zapatero y dejando sin posibilidades a la negociadora.

Lo que es impresionante es que un ex presidente actúe al margen de su gobierno para intentar colgarse medallas y pise el trabajo de otros que han estado luchando para que eta y sus miembros paguen por sus crímenes y vuelvan para ser condenados por sus crímenes. ¿Pero qué podemos esperar cuando están más preocupados de no perder sus asientos, como si fueran simples tronistas de Myhyv, que de arreglar el país? En vez de trabajar unidos se dedican a tirar por tierra cualquier intento de reflotar el país, todo para conseguir más y más poder, como si no les fuera suficiente, ganando 68.981€ cada año.

Vídeos destacados del día