Las elecciones andaluzas significaban para la formación de Rosa Diez un importante termómetro cara a la evolución del partido en esta larga carrera electoral. Los resultados no pueden ser peores, no solo no consiguen representación sino que además, tienen que ver como Ciudadanos la supera en votos pero encima no de una manera testimonial, sino entrando en el parlamento andaluz con 9 escaños.

La jugada le ha salido mal al partido magenta que parece abocado a seguir de manera testimonial (con suerte) en el Congreso y viendo como una partido muy similar en muchos puntos les arrebata no solo la mayoría de los votos, sino que tiene visos de ser una cuarta fuerza política estable y con una buena perspectiva.

Si UPyD reflexionasen verían como no van a ninguna parte con su política, la cual no tiene practicamente ningún apoyo en muchas partes de España. En Andalucía no obtienen representación, pero haya elecciones en Cataluña, no obtendrán representación casi con total seguridad. El panorama pinta muy mal y quizás Madrid o Valencia sean de las pocas zonas a las que puedan agarrarse para no pasar a la sombra de la política.

¿Cuál es la aspiración de este partido político? Atendiendo a su trayectoria y resultados, parecen abocados a ser un partido donde Rosa Diez tenga su escaño acompañado de 1 o 2 diputados más, es decir, aspirar a la nada. ¿Es eso ilusionante? Difícilmente, podrían haber llegado a un acuerdo con la formación de Albert Rivera que después del terremoto político de la irrupción de Podemos, son la gran sorpresa de la política española.

Vídeos destacados del día

Aunque han hablado de hacer autocrítica, lo más seguro es que aguanten su moribunda trayectoria hasta las autonómicas y municipales. Queda meridianamente claro que el vencedor de ese sector del electorado que demanda un cambio moderado en la política del estado español ha sido Ciudadanos y que antes o después UPyD o termina cediendo ante el empuje del partido de Rivera o terminará fuera de todos los espacios de representación nacional.