Cada vez más expertos de salud a nivel mundial defienden el uso de los cigarrillos electrónicos como alternativa al tabaco. Eso es lo que ha ocurrido en la última conferencia anti-tabaco celebrada en Abu Dhabi.

Según el Doctor e investigador Konstantinos Farsalinos, se ha realizado un estudio a través del Centro de Cirugía Cardíaca Onassis en Atenas, en el que el 81% de 19.500 personas, aseguró haber dejado el hábito del tabaco gracias al uso de estos dispositivos. Según el doctor, los fumadores consiguen dejar el tabaco con bastante facilidad en el primer mes de utilización del cigarrillo, algo que no ocurre con ningún otro método .

Entonces ¿porque la OMS intenta acabar con este sector y sin embargo potencia otros métodos como los parches, chicles, inhaladores, etc., cuando en la mayoría de estos casos tienen grandes contraindicaciones y efectos secundarios? Hace poco nos hacíamos eco de la noticia "Escándalo en la FDA, conflictos de interés en el ataque al cigarrillo electrónico", si la vuelven a leer les dará una pista.

Alegar que el cigarrillo electrónico no es sano, es obvio, pero nos preguntamos, ¿comparado con qué? Si lo comparamos con el aire puro de las montañas, evidentemente es malo, pero con lo que lo tenemos que comparar es con el mortífero tabaco. Es como si comparamos un refresco de cola con la lejía, el refresco siempre será malo si lo comparamos con el agua, pero será infinitamente mejor que ingerir la tóxica lejía.

Vídeos destacados del día

Han intentado desacreditarlo de mil formas, con muy pocas explicaciones convincentes, entre ellas han hecho hincapié en que contiene nicotina, cierto, pero la podemos encontrar en varias concentraciones, e incluso sin ella.

¿Y que pasa con la nicotina?

Pues que en el caso del tabaco, los efectos se ven potenciados con otras sustancias que refuerzan esa dependencia como son los inhibidores de la monoamino oxidasa, los cuales no existen en la nicotina vaporizada, resultando bastante menos adictiva. Tenemos que pensar que en los e-cig no hay combustión como en el tabaco, por lo tanto no hay humo, sino vapor. Recuerden que la nicotina no mata, pero sí el alquitrán y el monóxido de carbono del tabaco.

Algunas informaciones inciertas vertidas sobre el cigarrillo electrónico y desmentidas después han sido el caso neumonía lipoidea, después de haberlo propagado a los cuatro vientos en todos los medios de comunicación, se desmintió con argumentos demostrables ya que era químicamente imposible.

También se ha querido transmitir que el propilenglicol que contienen algunos líquidos (y otros métodos como los inhaladores), es el mismo componente que lleva el anticongelante de los coches, es decir, que por esa regla de tres, freímos las patatas con el aceite del cárter... Pues no, todo depende del grado que tenga, en este caso el propilenglicol que se utiliza es en grado farmacéutico y considerado por la FDA como totalmente apto para el consumo.

Le daré un dato escalofriante, en el rato que usted ha tardado en leer este artículo, han muerto algunas decenas de personas en el mundo a causa del cancerígeno tabaco, ya que se calcula que muere un fumador cada 6 segundos.

Más de 250 especialistas de la salud han creado la iniciativa MOVE y cada día más profesionales se están uniendo a ella, cardiólogos, neumólogos, psicólogos, especialistas en adicciones, etc. A través de su página podremos obtener toda la información necesaria sobre el cigarrillo electrónico y los mejores consejos para acabar con el tabaco para siempre. #Cáncer #Drogas