En un mundo donde, desde un punto de vista laboral ser conocido es una necesidad, cada vez más frecuentemente el concepto de personal branding está acaparando más atención. Ante el desconocimiento de su significado, la industria de Head Hunter unida a la de los consultores de empresa en la búsqueda de atracción de talento, se han puesto manos a la obra y comienzan a instruir a sus clientes sobre el significado y funciones que debe poseer un empleado para trabajar en su empresa, y sobre todo, cómo identificarlo.

En primer lugar, como en cualquier actividad que llevemos a cabo, debemos conocer qué se nos da bien, en qué destacamos, cómo nos podemos diferenciar del resto de personas que se encuentran en nuestro mismo punto de partida.

A menudo, en este punto, tan sólo podemos diferenciarnos mediante los estudios realizados, las actividades extracurriculares, y los idiomas hablados. Sin embargo, por contrapartida, debemos tener en cuenta que el personal branding no es una cualidad exclusiva de los trabajadores.

La empresa también tiene su propio personal branding, y éste debe ser coherente con los estándares de la sociedad, además de ser atractivo desde el punto de vista de la retribución salarial, las posibilidades de formación, de desarrollo profesional, de viajar al extranjero, etc.

En este sentido, no todos son lo coherentes que debieran ser: existen numerosos empleadores que buscan un personal branding a su medida, muchas veces infringiendo normas éticas o de respeto a la persona, como este de aquí que buscaba mujeres en topless.

Por suerte, no todas las empresas ofrecen trabajos basados en la superficialidad del personal branding de nuestro físico. No obstante, ni si quiera es esa la fórmula del éxito de atracción de jóvenes talentosos: también hay otros empresarios que ofertan puestos de #Trabajo que no tienen la aceptación que desearían tener, independientemente de la retribución salarial.

Por ello, debemos buscar la diferenciación como sinónimo de explotación de nuestra marca, la cual incluye nuestras virtudes, experiencias, red de contactos... La diferenciación resulta en ser individualizados, pero: ¿cómo podemos llevar a efecto este punto de vista de diferenciación?

De acuerdo con Jeff Bezos, fundador de Amazon: "Your brand is what people say about you when you're not in the room". Le sigue en una misma línea George Bernhard Shaw, novelista irlandés, afirmando: "life isn't about finding yourself. Life is about creating yourself".

Una marca no tendrá la misma diferenciación con respecto a dos personas con distintas aspiraciones o retos, como de igual manera estar trabajando para una empresa que no nos motive a superarnos, o que no nos ayude a identificar nuestras fortalezas y debilidades, implicará la pérdida de valor de la marca de cara a futuros empleos. Y la más importante: ¿cómo le demuestro todos los puntos anteriores a RR.HH. o a mi supervisor?

Una buena manera es tratando de conocer en qué somos mejores que el resto, para la función demandada por la empresa. Una persona con una gran capacidad de análisis servirá para trabajar con numerosos datos y variables a tener en cuenta. Sin embargo, esa misma persona tal vez no sea competente en el campo del marketing, o de vender ideas o proyectos. Debemos conocernos a nosotros mismos para saber cómo explotar nuestra marca.