Atresmedia ha hecho una campaña de promoción de una nueva comedia, co-producida por ellos y por Aragón TV (la TV autonómica aragonesa), que quiere retratar la decepción de los españoles que a miles han emigrado a Alemania como hace medio siglo hicieron sus abuelos.

Todo empieza cuando dos amigos de la infancia, Hugo (Yon González) y Braulio (Julián López), en el #Paro por perder sus trabajos, el primero de ejecutivo en una empresa que justo que cuando empieza a trabajar se clausura por la Policía por corrupción, y el segundo por que su laboratorio científico se cierra por recortes en la subvención. Por casualidad, ven en televisión un reportaje sobre un español en Alemania (Arturo Valls) que les anima a emigrar a aquel país.

Allá encontrarán alojamiento en una casa que les dará un empleado español de una tienda de comida kebab en Berlín, Rafa (Miki Esparbé), donde vive con su hermana Carla (Blanca Suárez), y tendrán como vecino al peculiar Andrés (José Sacristán), español emigrado años atrás, de sardónico sentido del humor. Más personajes se añadirán, como el dueño del kebab, que les dará trabajo en su local, eso sí, mal pagado.

Añadiremos a los padres de Hugo, interpretados por los siempre eficaces Javier Cámara y Carmen Machi, a los cuales hace creer que ha triunfado en Alemania, cuando es todo mentira. Surgirá el amor para Hugo en Alemania, aunque sin olvidar que ya tiene novia en España, Nadia (Úrsula Corberó).

Todo es una típica comedia de enredo, con un guión de estilo desmadrado, pero que al final apenas te arranca una sonrisa, pese al esfuerzo de los actores, sobre todo Cámara, Machi y Sacristán, lo mejor de la película, pasando por Julián López, cuyo personaje de científico conecta con el espectador, más allá de los guapos Yon González y Blanca Suárez, cuyos personajes no pasan de planos y a los que siempre se fotografía para que sean lo más guapos posible.

Vídeos destacados del día

Se aprecia del todo que el presupuesto ha sido alto, pues Berlín está fotografiado a lo grande, las escenas finales de la Maratón berlinesa son creíbles en lo referente a los corredores, pero lo más importante, el guión que arranque risas a toneladas, cojea por todas partes, los personajes son planos, los choques culturales están tan mal planteados que hacen que la mediocre "Bienvenidos al Norte" del francés Dany Boon parezca el "Ciudadano Kane" de la comedia (esos juegos de palabras del personaje del turco en un español que convierte a Johan Cruyff en un Académico de la Lengua eran penosos).

Sólo me reí en algunos momentos, pero sin sentir en ningún momento que me hiciera gracia de verdad, y eso que me considero alguien que tiene sentido del humor, como cuando veía una de los Hermanos Marx. Esta película está arrasando en taquilla, más de un millón de euros recaudados, y me alegro por ellos, es honesta en intentar hacer reír, pero con algo tan plano y más televisivo que otra cosa (el director y los productores ejecutivos formaron parte de la serie "Siete vidas"), hay que ser muy poco exigente.

Y los que hayan vivido lo que los protagonistas, no creo que se identifiquen mucho. #Cine español