No cabe duda que ya pasaron los tiempos en que Gorbachov o su sucesor parecían haber acabado con el tono belicista de la antigua Unión Soviética y estrachaban lazos con su antagónico enemigo, Estados Unidos. Los tiempos de la antigua "Guerra Fría" parecen haber vuelto con la crisis de Ucrania y el líder ruso no hace más que mostrar una imágen poderosa de sus ejércitos y de su fuerza.

Sus múltiples excusas a sus intervenciones militares son siempre justificadas en el caso de evitar daños mayores. En su momento alegó que su intervención militar en Crimea era para evitar un derramamiento de sangre y, además acabó acusando al Gobierno de Estados Unidos de apoyar al golpe de estado en Ucrania.

Siguió atacando a los norteamericanos diciendo que ellos mismos habían entrenado a los nacionalistas en territorio polaco y lituano.

Sin duda alguna estamos asistiendo a las acciones de un líder que no tiene reparo alguno en utilizar la fuerza en el momento que sea necesario y eso hoy en día es muy peligroso en el momento que se crucen las dos grandes potencias mundiales: Estados Unidos y Rusia. El pánico llega en el momento en que el mismo Putin en una entrevista en la televisión rusa afirmó que estaba dispuesto a utilizar armamento nuclear en el el conflicto de Crimea.

La última noticia que nos llega es que en el día de hoy, Rusia ha puesto en alerta de combate a la Flota del Mar del Norte, a unidades de los destacamentos del Oeste y a las tropas aerotransportadas. La excusa ante tal despliegue militar es que el presidente ruso quiere ver sobre el terreno la capacidad efectiva de dichas tropas para según su respuesta, decidir incrementar su poder con más unidades.

Vídeos destacados del día

Ya pasaron los tiempos en que una desmantelada Unión Soviética veía como su ejército se derrumbaba y los militares desertaban. Ahora el Presidente Putin nos muestra día a día una Rusia poderosa militarmente, con una tecnología avanzada y con unos militares bien entrenados y listos para cualquier respuesta. Y el peligro esta ahí en el hipotético caso de un enfrentamiento entre las dos grandes potencias de nuestro mundo.