Son ya muchos los Famosos que han pasado por el quirófano para hacerse uno, dos o varios retoques. Mantenerse joven parece ser la adicción de la mayoría de ellos, sin embargo, no es lo mismo retocarse para llevar mejor la vejez, o corregir un defecto en particular, que hacerse un cambio de look tan drástico que prácticamente nadie te reconozca. El problema viene cuando el dinero no es un impedimento y no se sabe cuándo parar.

El último rostro conocido que ha sido noticia por someterse a cirugía plástica ha sido el mítico futbolista argentino Diego Armando Maradona, quien en su última aparición televisiva en el programa 'De Zurda', lucía unos nuevos y perfilados labios que se convirtieron en el centro de atención; además también se ha sometido a un lifting y se ha operado las bolsas de los ojos.

Más pronto que tarde se convierte en un secreto a voces, porque no hay cambio que se escape a los medios de comunicación ni que quede a salvo de la opinión o crítica de la sociedad.

Inyectarse un poco de bótox o aumentarse una talla el sujetador son cambios más que generalizados y que no trascienden en gran medida. Lo malo es cuando el físico se convierte en una obsesión que solamente se arregla a golpe de bisturí. Y lo peor son las veces en las que los resultados son realmente desastrosos y se termina perdiendo las facciones propias y con ellas su signo de identidad. Uno de los casos más recientes ha sido el de la actriz Renée Zellweger que tanto ha estirado sus pómulos, entre otras cosas, que ya no parece ni ella

También los hombres se retocan

Quizá es una práctica más común entre las mujeres, seguramente por los cánones de belleza tan estrictos a los que les somete la sociedad, pero tampoco ellos se quedan cortos quitándose o añadiéndose lo que les haga falta, como fue el caso de Michael Jakson, uno de los famosos que más cambió físicamente a lo largo de su vida.

Vídeos destacados del día

También es sonado el caso de Mickey Rourke, cuyos resultados fallidos evidencian que el abuso de la cirugía puede acarrear consecuencias negativas de por vida.

Claro que en algunas ocasiones la elección no estuvo tan desacertada y, si se hace con cabeza, los profesionales de la plástica pueden hacer maravillas con tu cuerpo. Entre estos casos se encuentran los actores de Hollywood: Tom Cruise que realizó cambios en su nariz y hasta el deseado Brad Pitt que pasó por el quirófano para corregir sus orejas de soplillo.